“Perdimos el río Pilcomayo”, esa es la sensación que sienten los paraguayos al vivir una de las peores sequías de la historia de este río. Hasta esta semana un total de 464 yacarés han muerto a causa de la inexistencia de agua en el cauce de unos de los más importantes ríos del cono sur, que hoy se halla en muchos tramos completamente seco.

El Ministro de Medio Ambiente de Paraguay, Rolando Barros Barreto presentó un informe de la dura situación hídrica que vive el país vecino. Los peces, el ganado, los yacarés y todos los animales que se sirven del río para beber agua están muertos o en un pésimo estado.

El río Pilcomayo o Araguay es un curso de agua de la Cuenca del Plata que baña los territorios de Bolivia, Argentina y Paraguay, sirviendo de frontera en parte de su curso. Tiene una longitud nominal de 2426 km.

La sequía que sufre la cuenca del río Pilcomayo es igual a la que se registró entre los años 1996/97, y es la segunda mayor en los últimos treinta años. La ausencia de agua ha provocado una muerte masiva de animales. La gravedad de la situación hizo que la Comisión Trinacional (Argentina, Bolivia y Paraguay) se reuniera y promoviera un completo informe acerca de los caudales de toda la cuenca.

A pesar de la cifra de yacarés muertos, la naturaleza en esta parte del mundo es realmente bendita, ya que da siempre una segunda oportunidad. El propio Ministro confirmó que las muertes de yacarés “no afectan a la población ya que esta especie se reproduce con rapidez”

“Nuestro ecosistema chaqueño tiene un alto poder de restauración y recomposición: hace 10 años teníamos yacarés 60.000 y hoy llegamos a 100.000; se reproducen rápido. Seguimos trabajando en la zona y seguiremos hasta que llueva y se restablezca la situación. Semanalmente hacemos seguimientos con equipos técnicos”, señaló Barros Barreto.

Paraguay trabaja en conjunto con nuestro país para una vez superada esta sequía se hagan tareas de limpieza en el río.