Unas 600 personas debieron ser atendidas por gastroenteritis durante los últimos cuatro días en Caucete debido a una contaminación en la red de agua potable, informaron fuentes médicas y municipales de esa ciudad sanjuanina, que recomendaron no beber en las próximas 48 horas el líquido de la red, sino sólo el que distribuyen envasado en los barrios.

El Director del Hospital de Caucete, Elias Fager afirmó que los centros de salud están colapsados y que el agua sale con mal olor y arenilla. La o las bacterias que están en la red afectan a grandes y niños. Fager comentó a la prensa que se han tomado muestras de agua para ser analizadas y hallar el origen de esta contaminación.

Los primeros afectados aparecieron el jueves y viernes pasado. Los síntomas que presentaron son diarreas, fuerte dolor estomacal y fiebre, en algunos casos muy altas. Según se pudo saber en las últimas horas, el problema se produjo en la planta potabilizadora de Caucete donde se produjo una disminución del nivel del cloro en el agua, esto facilitó la propagación de bacterias. “Queremos llevarles tranquilidad a los vecinos. Ya se solucionó este desperfecto, pero hay que esperar que se limpie la red por completo para garantizar un agua segura”, se apresuró a comunicar el titular de Obras Sanitarias (OSSE) Sergio Ruíz. Desde el gobierno provincial aún no se determinó qué clase de bacterias se filtraron en la red.

El hecho ocasionó un enorme malestar entre los vecinos. El gobierno provincial intentó desde primer momento minimizar el problema, el secretario de Salud Pública, Roberto Correo afirmó que “son cuadros autolimitados que se curan entre 24 y 48 horas. En ningún caso hubo gastroenteritis hemorrágica ni por otras bacterias“, y para despejar dudas y sin resultados en la mano que avalaran la declaración, afirmó que: “No se trata de la bacteria Escherichia coli, presente en la materia fecal, sino de casos de gastroenteritis autolimitadas”

Caucete hacia fin de la semana pasada se vio invadida por rumores que se dejaron ver en los comentarios de las notas de los principales diarios de la provincia, cuyos lectores aseguraban que el problema no era eventual sino que sacaba al descubierto una problemática mucho más profunda: la contaminación de las napas freáticas. Algunos dicen que es el propio Río San Juan el que está contaminado y algunos aseguraban que esto se sucedía porque las empresas mineras contaminaban los ríos en sus nacientes. Barrick Gold en el año 2015 vertió millones de litros de agua cianurada sobre el Río Potrerillos, contaminando cinco ríos, muchos de los cuales son los que luego son usados para el suministro de agua potable en los pueblos y ciudades.

Sergio Ruíz, titular de la OSSE manifestó que no era necesario cortar el suministro de agua, “los vecinos se pueden asear y usar los sanitarios. Para lo que es el consumo, y esto incluye el cocinar, recomendamos hervir el agua unos 15 minutos” El gobierno de la provincia, mientras tanto repartió 34.000 botellas de agua mineral. “Las aguas contaminadas son el principal origen de los parásitos del ser humano, y las autoridades obsecuentes son artífices y garantes solidarios de esta cruda realidad“, reflexionaba un vecino de Caucete en uno de los comentarios que anunciaba la contaminación del agua. En San Juan, la sombra de las mineras que trabajan en las altas montañas extrayendo recursos naturales vertiendo metales pesados en las aguas va produciendo un profundo deterioro en el medio ambiente.