Según datos recogidos en el Tercer Encuentro Nacional de Radios Escolares-CAJ, organizado por el Ministerio de Educación y que reunió hoy a 1800 estudiantes y 800 docentes en Parque Norte más de 200 tendrán sus propios programas de radio.

“Los jóvenes tienen mucho empuje pero una radio es una responsabilidad social, y a la pasión, hay que ponerle inteligencia, conocimientos e información”, dijo el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, a Télam tras inaugurar el encuentro.

“No es sólo instalar una radio: en algunas comunidades es la única radio y entonces lo que hacemos es darle reflexión para que sea un medio al servicio de la comunidad, al servicio de los que menos voz tienen”, agregó.

El ministro aseguró que este proyecto “recibió su gran impulso” con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, “que no es sólo un instrumento legal, sino que gracias a ella los argentinos hemos advertido una cantidad de derechos que no parecían serlo”, como “el derecho a la expresión y a la información de los pequeños colectivos”.

Junto a Sileoni, participaron del acto el secretario de Educación, Jaime Perczik; el jefe de Gabinete de la cartera, Pablo Urquiza; y el coordinador del Programa Nacional de Extensión Educativa “Abrir la Escuela”, Claudio Cincotta.

Por su parte, Perczik explicó que a cuatro años de iniciado el proyecto de Radios Escolares, hay emisoras de este tipo “en 23 provincias”, desde Tolhuin, una localidad de 2.000 habitantes en Tierra del Fuego, hasta Lagunillas del Farallón, de menos de 500.

Antes de empezar a hacer radio, los chicos recibieron conocimientos básicos de producción, operación técnica, locución y móvil de exteriores en sus propias escuelas, donde funcionan Centros de Actividades Juveniles del ministerio de Educación (CAJ), una de cuyas orientaciones es “Comunicación y Nuevas Tecnologías”.

Los Centros de Actividades Juveniles son una línea de acción del Programa Nacional de Extensión Educativa del Ministerio de Educación destinada a los alumnos del nivel secundario, que tiene como objetivo mejorar los procesos de aprendizaje y evitar la deserción a través de la participación en distintas actividades educativas y recreativas en tiempos y espacios complementarios a la jornada escolar, a los que también pueden acudir chicos que por alguna razón están fuera del sistema educativo.

Una de las cinco orientaciones diferentes de los CAJ es Comunicación y Nuevas Tecnologías, que se implementa bajo tres modalidades: medios gráficos, medios audiovisuales y radio. Una profesora de Literatura de la Escuela de Coronel Brandsen consiguió que un grupo de chicos se interesara en la lectura del Mío Cid proponiéndoles contar la historia a través de un rap.

A Nehuén Venturella, de 15 años, “le da alegría, me pone muy contento porque puedo expresarme; los chicos que no van no saben de lo que se pierden”. Durante el encuentro, los jóvenes asisten a la Escuela de Radio, talleres específicos por nivel sobre el armado de grillas, géneros radiofónicos y producción de contenidos; técnica, operación y edición digital de audio; artística, voz y elementos del lenguaje radiofónico, entre otros.