La tenencia de animales silvestres en domicilios particulares se denomina “mascotismo”. A nivel mundial es considerada una de las principales amenazas que enfrentan muchas especies en peligro de extinción.

“Deberá permanecer en cautiverio el resto de su vida, ya que al estar viviendo como mascota no puede ser devuelta a su hábitat porque no sobreviviría“, explicó en un comunicado oficial el Secretario de Ambiente de Ciudad, Eduardo Macchiavelli.

El animal transitó una cuarentena en el Bioparque Temaikén mientras el Ecoparque porteño acondicionaba un recinto especializado para este tipo de felinos para que el nuevo huésped pueda acceder con el mayor bienestar posible.

El secretario porteño lamentó el suceso debido a que, según expresó, el animal “podría haber vivido en libertad y en la naturaleza”.

“Es necesario entender que no tenemos que mascotizar a la fauna silvestre y cuando los vecinos encuentran a un animal salvaje lastimado o abandonado, deben comunicarse con las autoridades, para darle curso a su situación en condiciones cuidadas y protegidas”, aseguró.

Actualmente, la puma se encuentra en buen estado general y de pelaje y, según el documento del área de Ambiente local, desde su llegada no precisó intervenciones médicas de relevancia. “Se encuentra sanitariamente estable y fue incluida en el Programa de Medicina Preventiva, con su plan de vacunas al día, sus chequeos sanguíneos de rutina realizados, libre de parásitos y con su peso controlado”, afirmó el comunicado.