La justicia provincial de Chaco condenó a un año de prisión en suspenso a Ramón del Pilar Couceiro, quien en 2013 detuvo su camioneta cerca de Castelli para perseguir a un tatú carreta, golpeándolo con un palo y rematándolo con un hacha, el hecho fue presenciado por un turista y la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada) realizó la denuncia correspondiente.

El fallo es considerado por los abogados ambientalistas como “histórico”, porque aunque el matador no irá preso, sienta un gran antecedente en estas acciones que son muy comunes en las rutas de nuestro país.

El hecho ocurrió el 12 de junio de 2013 cuando el denunciado Ramón del Pilar Couceiro manejaba junto con otras tres personas un vehículo por la ruta desde Castelli hacia Misión Nueva Pompeya. En el trayecto tres tatúes carreta se cruzaron por el camino, Ramón frenó el auto y comenzó a perseguir a uno de estos animales que intentaba meterse en un pozo, de los que hacen en la tierra. Según relata el expediente, lo agarró de la cola para impedir que se fuera y le pegó con un  palo, pero como el animal continuó con vida, lo golpeó con un hacha.

No obstante esto, el tatú quedó agonizando. Ramón se lo llevó a su casa y finalmente lo mató con un cuchillo. La acción de la ruta fue vista por un turista que incentivó para que la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada) realizara una denuncia. Su titular, Pablo Boumpadre intervino para que este episodio tuviera el trato judicial correcto.

Depredación de fauna silvestre agravada por el uso de arma prohibida”, es la figura legal que la Afada encuadró para denunciar a Couceiro. La denuncia se asentó en la Fiscalía de Investigaciones de Castelli. El hecho delictivo producido por este hombre está detallado en el articulo 25 de la Ley de Conservación de la Fauna Silvestre (ley nacional 22.421), un agravante es que el tatú carreta es una especie en extinción y declarado “monumento natural

Couceiro cambió su fisonomía en el proceso investigativo para no ser reconocido y negó ser el autor del hecho. Su abogado defensor pidió la absolución de su cliente. El fiscal consideró que las pruebas eran suficientes y solicitó una condena de un año de prisión en suspenso. El jueves pasado, el Juez Rubén Benitez condenó al atacante “como autor responsable del delito previsto en el artículo 25 de la Ley N 22.421 en función del artículo 1 de la Ley Provincial del Chaco 4306, a la pena de un año de prisión en suspenso”.

“Este es histórico y ejemplarizador para la protección de los animales silvestres de nuestro país. La sociedad debe estar orgullosa de que el Chaco tenga funcionarios judiciales y policiales comprometidos con la protección de la vida silvestre y de sus especies autóctonas en vías de extinción” afirmó el titular de Afada.