Tres jóvenes emprendedores mendocinos que formaron una pequeña empresa que hoy elabora productos industriales biodegradables únicos en el país, y que los comercializa a cuatro provincias argentinas, buscará lanzarse al mercado latinoamericano.

El producto consiste en coagulantes y floculantes para el tratamiento de aguas residuales que se ocupan en muchas industrias como el vino, la minería o el vidrio.

Tras recibir varios premios a la innovación industrial, indicaron que su fuerte “es el tratamiento que se realiza en los lodos de los pozos de perforación de petróleo, donde nuestro producto, sin químicos ni contaminantes, retira la arcilla que se acumula en la punta del trepano que perfora la superficie y lo constituye así en un diamante muy valioso“, explicó a Télam el Técnico Químico Industrial y Petróleo, Cristian Marlia.

Junto a Marlia se asociaron el licenciado en Economía Martin Benito (33) y el Técnico Químico Matías Villafañe (32) para conformar `BioSano´, último ganador del Premio Joven Empresario 2016 que otorga la Federación Económica de Mendoza (FEM).

En este proceso de gran compromiso ambiental no agregamos químicos ni contaminantes al agua clarificada. Separamos los aspectos sólidos y en ahorro de agua estamos en un 20% o 30% comparados con otros servicios, además de reducir un promedio del 30% los costos de operación y mano de obra en la industria petrolera“, explicaron los socios.

“En Biosano estamos convencidos de que el mundo requiere de actores comprometidos en soluciones ambientalmente compatibles. Por eso desarrollamos productos 100% biodegradables para que la industria sea más sustentable”, afirmaron los profesionales.

La idea surgió a fines de 2012 cuando los tres estudiaban en la Universidad Tecnológica Nacional Mendoza y tras hacer pruebas de laboratorio y llegar al producto elaborado “entendimos que se podría trasladar al mercado para generar valores en la industria sin impacto ambiental“, dijo Benito al recordar el comienzo de los ensayos del producto.

Sobre el futuro de BioSano los empresarios admiten tener un plan estratégico de expandirse a Latinoamérica en el próximo año sabiendo que “se trata de una responsabilidad muy grande”.

Actualmente la empresa produce entre un 20 a 25% de su capacidad productiva en la que abastecen a empresas mendocinas y de Neuquén y en cierre con clientes de Comodoro Rivadavia y San Juan.

Uno de los programas que ayudó al éxito de esta Pyme industrial fue un financiamiento del ministerio de Producción llamado `Programa de Apoyo a la Competitividad´ lanzado por el gobierno nacional, herramienta diseñada para promover la creación y el desarrollo de nuevas empresas con potencial de crecimiento y capacidad para ejecutar proyectos productivos, dinámicos, escalables e innovadores.