La acción directa de un grupo de alumnos de primer año de la Escuela Tomás Godoy es un ejemplo de compromiso social y ecológico. En el patio de la escuela hicieron una huerta que cuidan y la trabajan los sábados en forma voluntaria, crean su propio compost a partir de reciclar los residuos que generar los estudiantes de la escuela y ayudan a un comedor comunitario dándole alimentos sanos y orgánicos.

La idea, que marca un cambio de paradigma que se está viendo en país, salió de los propios alumnos de primer año de la escuela y pronto encontró apoyo en la Fundación Carmela Fassi de Las Heras. Los estudiantes pronto comenzaron a trabajar, transformando el jardín descuidado del fondo de la escuela en una fecunda huerta donde comenzaron a verse los primeros rabanitos, y las hojas verdes de la lechuga, la acelga y las habas.

Del proyecto participan alrededor de cuarenta alumnos que van todos los sábados a la escuela a trabajar la tierra. El reciclado es uno de los pilares de la idea. Para hacer compost pusieron en toda la escuela tachos de basura diversificados, para que todos los residuos orgánicos puedan ser tratados y usados como abono para que la tierra de la huerta tenga nutrientes naturales. La huerta es apoyada por el Programa de Educación Solidaria del Ministerio de Educación de la Nación.

“Es una experiencia nueva e interesante. Me sentí bien al saber que podía ayudar al medio ambiente y a las personas“, comentó entusiasmada al diario El Sol, Marina Stay, alumna y trabajadora en la huerta. En la escuela todos los días en todos los turnos cursan 1200 alumnos, pero para cuidar las plantas, hicieron ladrillos ecológicos que separa el área productiva del resto del patio. “Para cada problema, los chicos encuentran una solución“, afirma una de las maestras de la escuela.

“Al principio teníamos poca experiencia. Era aburrido y complicado, pero poco a poco nos dimos cuenta que teníamos en nuestras manos una gran responsabilidad y se hizo cada vez más entretenido“, resume Martina Penna, otra alumna y responsable de la huerta que aprende el mejor de los contenidos: generar alimentos a partir del trabajo responsable de la tierra.