El gobierno de Mendoza ordenó llevar adelante una “investigación científica” para hacer una evaluación de la formación geológica en la Reserva Natural Divisadero Largo, sin más precisiones que estas, para las organizaciones ambientalistas se trata de una prospección o exploración en busca de hidrocarburos. La forma de llegar hasta ellos es por medio del fracking.

En su blog, Federico Soria, referente provincial en la lucha a favor de los recursos naturales, explica que esta “investigación científica” fue autorizada por la sub directora de Recursos Naturales Renovables, Mariana Raviolo, quien mediante la Resolución 11-E/2018 solicitó la “Evaluación de la Formación  Cacheuta como reservorio no convencional”. Esta “Investigación” estará a cargo de Evanna Fuenmayor, docente de la Universidad Nacional de Cuyo y quien trabaja en una consultora para empresas petroleras.

“Con los resultados de este estudio que harán en la Reserva se podrá resaltar el potencial de la Formación Cacheuta como reservorio no convencional. Evidentemente estamos ante una suerte de prospección o exploración inicial hidrocarburífera dentro de un área natural protegida legalmente constituida, lo cual está prohibido por la ley“, expresó Soria. La Reserva Divisadero Largo tiene 500 hectáreas, se halla en la precordillera, a sólo 8 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Desde 1983 es Área Protegida, por medio de la Ley Provincial 6045 se prohíbe en este predio la exploración minera e hidrocarbonifera.

El referente ambiental en su Blog, concluye: “Para finalizar, y como una suerte de anécdota bizarra, resulta paradógico que el actual eslogan de la Secretaría de Ambiente de Mendoza para la Reserva Divisadero Largo sea “Mirá que cerca está tu paz”, mientras al mismo tiempo esté suscribiendo la posibilidad de que en el futuro se realice fracking en ese lugar que es patrimonio natural de todas y todos”.