Tras la muerte de medio centenar de animales, en 2015 cerraron provisoriamente el zoológico de Mendoza. El cierre se convirtió en definitivo recién a inicios de 2016, tras fuertes reclamos de organizaciones proteccionistas y ciudadanos.

“En la actualidad se está tramitando la adopción de 500 animales a completarse en la primera mitad del año y se estima completar la adopción de otros 500 antes de fin de año, desde el lanzamiento del programa ya se derivaron más de 200 animales“, indicaron las autoridades.

Los animales que pueden adoptarse son cabras de Angora o sedosas, cabras de Camerún, cabras de Juan Fernández, conejos de la India o cobayos, ovejas de Jacob, ovejas de Somalia, ponis, búfalos y gansos.

El mecanismo de adopción es un proceso en el que intervienen Senasa, la Secretaría de Ambiente, Fiscalía de Estado y la Dirección de Recursos Naturales Renovables.

A raíz de este proyecto, en el marco del Programa de Vacunación Nacional contra la Aftosa, la semana pasada se vacunaron 37 ejemplares de búfalos de la India y contra la brucelosis a las terneras de búfalo de entre tres y ocho meses.

Entre fines de 2018 hasta la fecha, se muestrearon más de 680 animales para realizar pruebas de brucelosis en ovejas, cabras, y llamas, y la de anemia infecciosa equina en ponis, los cuales están dentro del Programa de Adopción Responsables y todos son entregados con la copia de los resultados médicos.

Desde que comenzó la conversión del zoológico al Ecoparque mendocino se trasladaron 89 animales exóticos, entre ellos: la chimpancé Cecilia, que fue enviada a un santuario en Brasil (2017), ocho tapires y 80 pecaríes a Iberá (en 2018). En total, fueron derivados 253 animales tanto exóticos como de corral, y aseguran que “ya gozan de una mejor calidad de vida”.

Este año gestionan el traslado a una reserva africana de dos hipopótamos y otros animales propios de ese continente.