El fracking o fractura hidráulica es una técnica que permite la extracción de gas o petróleo del subsuelo de una forma no convencional. Consiste en la perforación de un pozo vertical u horizontal, entubado y cementado, a más de 2500 metros de profundidad, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura controlada en el fondo del pozo. Este agua a presión es mezclada con algún material apuntalante y productos químicos que en su paso, contaminan las napas de aguas dulces.

En General Alvear, al sur de Mendoza, y la provincia entera exige que se trate el proyecto de ley que presentaron las Asambleas por el Agua Pura para que no se instale el fracking. En esta ocasión, jóvenes de General Alvear de colegios primarios, secundarios y terciarios se movilizaron hasta el cruce de la Ruta Nacional 143 con la calle O. Asimismo, convocaron a sus pares de toda la provincia a replicar la iniciativa en sus respectivos departamentos y así ejercer la presión necesaria para prohibir el fracking, exigiendo, además, el cumplimiento de la ley 7722 que impide la minería con cianuro en toda la provincia.

De esta manera, los estudiantes acompañaron a los vecinos autoconvocados que cada miércoles protestan frente a la Legislatura provincial para que se trate el proyecto de ley que prohíba definitivamente el fracking. Y a casi una semana, recientemente se manifestaron también en el desfile que conmemoró los 105 años del departamento de General Alvear.

¿Por qué el fracking tiene un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud de las personas?

– Las perforaciones que se realizan implican riesgos de explosión, escapes de gas, escapes de ácido sulfhídrico y derrumbes de la formación de tubería.

– Otro de los mayores riesgos es la contaminación de acuíferos con los fluidos de fracturación y con el propio gas de la roca.

– En zonas donde el fracking está más desarrollado aumenta la probabilidad de terremotos.

– El gas no convencional está formado en gran parte por metano, que es un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono.

– De más está decir que existe un riesgo químico de los aditivos, que puede darse en el traslado de los aditivos hasta el pozo.

– También se genera contaminación acústica, inseguridad vial y emisiones de gases de efecto invernadero.

– Otro problemas es la ocupación del terreno, ya que se necesita realizar un gran número de pozos para aprovechar los recursos.

– El fracking conlleva movimientos de tierra, destrucción del hábitat, y creación de balsas de superficie de lodos tóxicos.

– Existen además casos de cáncer, problemas respiratorios, daños cerebrales, desórdenes neurológicos e hipersensibilidad a químicos, debido principalmente a la contaminación del agua y del aire.