El Puente del Inca está incluido en el sistema vial Camino del Inca o Qhapac Ñan, por lo cual es parte de un sitio declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Por su singular belleza geológica y su emplazamiento en alta montaña -junto a una ruta internacional- constituye uno de los íconos turísticos de Mendoza.

El trabajo que busca la adecuada conservación de este sitio lo realizan profesionales de la Secretaría de Ambiente, del Ministerio de Infraestructura y de la Dirección de Patrimonio.

“Hicimos un recorrido para revisar y relevar las obras de mantenimientos necesarias que se hicieron hace unos años para decidir cómo actualizar esas obras de la vieja estructura del hotel y de los baños termales”, dijo a Télam el director de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Ambiente, Sebastián Melchor. El funcionario indicó que “seguramente en las próximas semanas tengamos el dictamen por parte de los técnicos“.

Los baños termales del antiguo Hotel de Puente del Inca, cuya construcción comenzó en 1925 y alojó turistas hasta que fue destruido por un alud, el 15 de agosto de 1965, se encuentran junto al Monumento Natural donde se reunieron los equipos técnicos.

Melchor indicó que, por otro lado, están avanzando en la firma de un acta acuerdo con el Servicio Geológico Minero Argentino, para avanzar en un estudio del puente natural, ya que “es necesario actualizar el estudio estructural de la geoforma (el puente natural) ya que se alimenta con agua altamente mineralizada que viene de una surgente y, como consecuencia del cambio climático, tenemos menos precipitaciones níveas en Los Andes Centrales, con lo cual hay que ver cómo repercute eso en la geoforma”.

Sobre el turismo en la zona, Melchor indicó que hay proyectos en desarrollo en los últimos años que continúan vinculados a un master plan entre las áreas de Turismo, Infraestructura y Recursos Naturales para repensar, reestructurar y hacer un aprovechamiento integral con la construcción de una pasarela, aunque remarcó que “eso está en estudio”.