Se trata de animales característicos del ecosistema de monte y espinal de la zona este de la provincia. El trabajo fue realizado por el Departamento de Fauna y la Delegación de zona Este de la Dirección de Recursos Naturales Renovables junto con el Centro de Conservación y Manejo de Fauna SOS Acción Salvaje.

Dentro de las especies liberadas se encontraban, ñandú (Rhea americana), lechuza del campanario (Tyto alba), siete cuchillos (Saltator aurantiirostris), carpintero del cardón (Melanerpes cactorum), jilguero dorado (Sicalis flaveola) y lechuza de las vizcacheras (Athene cunicularia).

Todas fueron recuperadas en diferentes operativos en donde de forma conjunta participaron entidades públicas como el Ministerio de Seguridad con la Policía Rural, la Secretaría de Ambiente a través de la Dirección de Recursos Naturales con Guardaparques y los inspectores de los departamentos. También, entidades privadas encargadas de la rehabilitación, como el Centro de Conservación y Manejo de Fauna SOS Acción Salvaje y el Centro de Recuperación de Aves de la Reserva Ecológica YPF. Gran parte de esos procedimientos se realizaron a raíz de denuncias de la ciudadanía que constantemente brindan información crucial para rescatar a tiempo un animal herido o desarticular circuitos de comercio ilegal.

“Continuamos trabajando en el marco de las políticas provinciales de bienestar animal de manera coordinada con instituciones públicas y privadas en pos de nuestros ecosistemas”, aclaró el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance.

La Dirección de Recursos Naturales Renovables recuerda que la fauna silvestre de la provincia de Mendoza está protegida por la Ley Nacional de Fauna 22421, la Ley Provincial de adhesión 4602, su modificatoria la Ley 7308 y el Decreto Reglamentario 1890/05. La captura, tenencia ilegal y comercialización de fauna están penadas por la legislación, como también la destrucción de sus hábitats. Las multas por este tipo de infracciones alcanzan valores de hasta $200 mil por ejemplar, según la gravedad del hecho.