La flamante planta generará energía térmica y eléctrica, en una iniciativa única en Argentina que sentará precedentes para proyectos similares.

Por el momento, restan completar los últimos ensayos. Con los residuos metropolitanos de la planta El Borbollón se generará energía que beneficiará a más de 4 mil familias.

El proyecto, que involucra a la Empresa Mendocina de Energía (EMESA), la Municipalidad de Las Heras, la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y la empresa de saneamiento TYSA, combina el cuidado el medio ambiente con la necesidad de energía de la población.

El Borbollón se suma a las seis nuevas minicentrales hidroeléctricas construidas sobre canales de riego ya existentes, que garantizan energías limpias, reducen 30 mil toneladas de dióxido de carbono y garantizan el abastecimiento a la creciente demanda de energía.

Ya se ha finalizado el montaje electromecánico de las turbinas, cañerías, compresor, filtros, transformador y módulo solar“, señaló el director de Emesa, Pablo Magistocchi. El montaje involucra dos turbinas Capstone C65, de 65 kW cada una, y un módulo de paneles solares de 5kW, lo que otorga una potencia total instalada de 135kW.

Combina tecnología de biogás de relleno sanitario con solar fotovoltaica, lo que es único en el país”, destacó el director de Emesa.”Resta el montaje de protecciones eléctricas en baja y media tensión, para realizar los ensayos de rigor del sistema para ponerlo en marcha”, explicó el funcionario.