La Dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) de Mendoza comenzó una campaña de recuperación del área protegida provincial Humedal Laguna de Llancanelo, que además es un sitio Ramsar. El proyecto busca erradicar al tamarisco o tamarindo, especie vegetal exótica que fue introducida en los años 80 y que está causando un impacto negativo en el bosque nativo del humedal.

El tamarisco fue introducido por el hombre para generar sombra y proteger a las viviendas de los campesinos que habitan la zona, pero ha invadido el ecostistema e impactado en forma negativa en la biodiversidad de la Reserva. Una Misión de Asesoramiento Ramsar comenzó a trabajar en el territorio, podando ejemplares de tamariscos, cuya presencia pone en riesgo la continuidad de la Reserva como Sitio Ramsar, para asegurar este privilegio ecológico se debe seguir el protocolo de Registro de Montreux.

El Registo de Montreux es una herramienta que se activa cuando se produce un cambio negativo en un sitio Ramsar, como en el caso de Llancanelo y la invasión de tamariscos que provocó la modificación del ecosistema, cambiando el habitat de la fauna nativa. Los bosques de tamariscos impiden el desarrollo de especies de flora y fauna protegidas. Según un informe del diario Los Andes, otra de las especies exóticas es el jabalí, que destruye los nidos de las aves.

Para resguardar la Reserva se está trabajando en un programa que llevará cuatro años y que intenta controlar al menos 180 hectáreas de bosques de tamariscos. El objetivo es lograr que vuelvan a crecer los totorales, que es la flora nativa -hoy invadida por los tamariscos- y donde el cisne de cuello negro (especie protegida) nidificaba. En su lugar ahora hay un bosque de tamariscos de 500 hectáreas habitado por jabalíes. Una especie vegetal exótica es morada de una especie animal, también foránea.