“La estimación para la cosecha 2015 para toda la República Argentina es de 26.850.000 quintales de uva, una cifra levemente superior a los 26.312.428 quintales cosechados en el año 2014”, informó la gerente de Fiscalización del INV, Claudia Quini. En cuanto a la provincia de Mendoza, Quini afirmó que “se espera una producción de 18.900.000 de quintales, lo que significa una pequeña suba si se lo compara con los 18.077.317 quintales de la cosecha 2014”.
Para la provincia de San Juan, los técnicos del INV estiman una producción de 6.300.000 quintales, “lo que representa una disminución teniendo en cuenta que el año pasado se recolectaron 6.572.280 de quintales de uva”.
 
La estimación de producción, además de Mendoza y San Juan, contiene las cifras correspondientes para las provincias de La Rioja, Catamarca, Salta, Río Negro, Neuquén, La Pampa y Córdoba que suman 1.650.000 quintales de uva que se esperan para el 2015, un poco por debajo de 1.662.831 quintales de uva totalizado por esas provincias en el 2014.
 
Alejandro Marianetti, a cargo del departamento de Estudios Vitícolas de la Subgerencia de Investigación para la Fiscalización, explicó que “la producción de un viñedo depende de factores propios (variedad, sistema de conducción, tipo de riego, manejo cultural, entre otros) a lo que se suma la influencia del clima, que permite saber el efecto que puede producir, lo que es muy difícil medirlo”. Respecto de este año, indicó que “hasta el 27 de enero, podemos decir que hubo menos heladas que el año pasado”. 
 
En cuanto a las muy altas temperaturas, explicó que no son beneficiosas para la producción de uva, ya que se registraron más días con temperaturas superiores a los 35ºC en 2014 que en 2015.
 
En cuanto a las precipitaciones, indicó que hasta la fecha “no hay variación con respecto al año pasado, mientras que el granizo, si bien se presentaron muchos focos de tormenta, no ha causado grandes daños”.