Los neumáticos fuera de uso (NFU) en Argentina superan las 100.000 toneladas anuales de las cuales el 8 por ciento proviene de la zona de Cuyo, según indica un estudio del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Los materiales que componen los neumáticos (caucho, aceros y fibras) tardan miles de años en degradarse y el humo, producto de la quema, es altamente tóxico.

La ley aprobada en Medoza el último miércoles tiene como objetivo fomentar la reutilización, reciclaje, valorización energética y reducir la disposición final de los neumáticos en desuso.

La senadora Mariana Caroglio, impulsora de la iniciativa junto a la secretaría de Ambiente local, explicó que la ley busca “proteger al medio ambiente con pautas claras para la comercialización y transporte de los neumáticos en desuso” y calificó la norma como “pionera en la provincia”. Además, destacó su valor como parte de un plan para la mejora de las condiciones del medio ambiente y la prevención de enfermedades.

La legislatura creó además el Fondo Provincial para la Valorización de neumáticos fuera de uso, con el objetivo de financiar, promover e incentivar la instalación y desarrollo de las disposiciones normativas, además de la investigación de nuevas tecnologías y la difusión e información de las novedades en la materia.

La senadora señaló que “la ley va impedir que se entierre y se queme el neumático, ya que afecta la salud sobre todo en personas en situación de vulnerabilidad, y el fondo de valorización creado podrá realizar multas cuando se infrinja la norma“.

Las empresas que participan de este plan sustentable son Geocycle, perteneciente a la firma Holcim Argentina, y ambas firmaron un convenio con la provincia por el que se comprometen a realizar acciones destinadas al coprocesamiento de los neumáticos fuera de uso.