CARTA DE LA SEMANA
El regalo de mi vida
El Federal:
Me llamo Victoria, y es la primera vez que les escribo. Me enteré de ustedes por mi maestra, ella compra siempre la revista. Les voy a contar una historia muy importante de mi vida: el mejor regalo que me hicieron. Todo empezó el martes 10 de noviembre de 2009. Yo estaba jugando sola en mi casa cuando de pronto escuché el timbre y fui a atender la puerta. Eran mis amigas Magalí, Oriana, Bianca, Brisa, Sara, Brenda y Ximena; ¡éramos un montón! Después de unas horas, mi papá me dijo que había alguien afuera que me estaba buscando. Salí, y me encontré con un hombre y una yegua y una potranca a su lado. Me entregó una carta y me dijo que era para mí. La carta decía: “Victoria, tus padres sabemos lo mucho que te gustan los caballos, y es por eso que con mucho esfuerzo te compramos esta hermosa yegua, esperamos que la sepas disfrutar con mucho cuidado y responsabilidad. Ya sabés cuánto te quieren tus hermanos y nosotros, tus padres, no lo olvides nunca. Sos la más chiquita y para todos nosotros sos una parte única de nuestra familia. Te queremos Papi, Mami, Pablo, Belén y Milagros”.
Después de unos meses nos enteramos que la yegua estaba preñada, así que hoy tenemos cinco caballos, y estoy recontenta.
Ana Victoria Peano,
Los Zorros, provincia de Córdoba.

La hormiga vs la cigarra
El Federal:
Les hago llegar a todos los colegas productores una reflexión en este año electoral, como pequeño productor y profesional que vive y trabaja en el campo. Luego del año 2008, en que nos sentimos más hermanados que nunca, caímos en una inacción que de continuar puede hacernos retroceder y hasta desaparecer en el caso de los más débiles. Asistimos perplejos a una fiesta del despilfarro y la impunidad en donde nos toca el papel de la hormiga y vemos a la cigarra prepotente y desagradecida que nos irrita y desalienta.
Sin exportaciones de carne, con el trigo a pérdida, con los tambos trabajando para los industriales, con los frigoríficos ociosos y con el agravante que vemos la voluntad de “Profundizar el Modelo”, un modelo tan simple como sacarle al que trabaja para regalarle al que ya perdió las pocas ganas de trabajar que alguna vez tuvo o quiso tener. Para colmo, no se le aclara al “subsidiado” que lo que recibe viene de nuestro esfuerzo, por el contrario se lo trata de enfrentar y crear una lucha de clases que ya no existe pero que resulta funcional a estos gobiernos demagógicos y clientelistas para mantenerse y seguir manejando sus negociados. Creo que estamos en una encrucijada histórica en la que si sabemos mover las piezas podremos obtener la victoria; la victoria del amor al trabajo, la victoria del respeto y del orgullo de ver crecer a nuestro amado país. 
Un fuerte abrazo.
Ernesto E. Martínez Carzolio,
provincia de Buenos Aires.

Los primeros galopes
Amigos:
Estuve leyendo la semana pasada, la nota sobre el petiso argentino, que me trajo lindos recuerdos de mis primeras andadas a caballo. Mi abuelo supo tener una manada de casi cincuenta petisos, pero luego con el tiempo los fue vendiendo. Era muy divertido las cabalgatas que organizábamos toda la familia con los campos vecinos hacia una gran laguna de la zona. También quedé deslumbrado por los Falabella. Nunca supe de su existencia. Los felicito.
Rodolfo M. Carranza,
Junín, Buenos Aires.