El problema ahora es cuándo abrirá compuertas Yacyretá, cuánto se perdió y evaluar en definitiva el impacto que dejará esta crecida en todo el esquema productivo del Litoral. Según las últimas estimaciones, “los embalses de la porción inferior de la cuenca de aporte a Yacyretá continúan prácticamente llenos, producto del contexto climático que se viene produciendo desde hace algunos meses, y las posibilidades de amortiguamiento de caudales desde dichos embalses son prácticamente inexistentes“, señaló el organismo binacional.

Con el Paraná en creciente, el peor escenario sería que Yacyretá abra compuertas. El informe señala además que los pronósticos meteorológicos elaborados por diferentes centros de referencia prevén lluvias en las cuencas más cercanas al embalse de Yacyretá para las próximas 48 horas. No obstante, la entidad binacional sugiere “especial atención sobre estos eventos meteorológicos y su influencia sobre los caudales del río”.

En cuanto a la zona inmediata aguas abajo de Yacyretá, las últimas estimaciones realizadas indican que el nivel de agua en el puerto de Ituzaingó, en Corrientes, continuará aumentando durante los próximos días.

En el Río Uruguay las cosas son diferentes. Enhorabuena. Bajó su profundidad en los puertos de Federación, Salto Grande y Concordia, y se mantenía estacionario en Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú; en tanto el Paraná creció en los puertos de Hernandarias, Paraná, Diamante y Victoria, y se encuentra estacionario en Santa Elena y La Paz.

Los ríos Paraná y Uruguay “tienen comportamientos distintos, el Paraná es mucho más caudaloso, crece de manera más lenta, mientras que el Uruguay corre más encajonado y crece y baja de manera muy rápida” sostuvo el gobernador entrerriano Bordet y aseguró que “estamos en emergencia en toda la provincia”.

En Concordia, situada a 15 kilómetros de la represa binacional Salto Grande y la ciudad más afectada por el fenómeno, donde más de 10.000 personas permanecen en diversos centros de evacuados, el río Uruguay bajó seis centímetros ubicándose en 15,80 metros, y esperan que continúe disminuyendo.

Los pequeños productores entrerrianos y los ganaderos en el noreste del país son los más afectados por las inundaciones en esas zonas que registraron en diciembre último lluvias un 250 por ciento superiores a lo normal para este mes, informó el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El incremento y la frecuencia de las precipitaciones, especialmente en el este del país, generaron las inundaciones al final del invierno en la provincia de Buenos Aires y, en las últimas semanas, en el norte de Entre Ríos, Corrientes, Misiones, noreste de Santa Fe, este de Chaco y de Formosa, resumió el organismo.

El INTA evaluó que, durante la última semana del año que concluyó, las localidades más afectadas fueron Paso de los Libres, en Corrientes y Concordia en Entre Ríos, con lluvias de 190 y 150 milímetros, respectivamente, situación que provocó excesos de agua en las zonas circundantes a los ríos Uruguay y Paraná. “Las inundaciones, básicamente son un problema de la población urbana”, aseveró Oscar Valentinuz, director del Centro Regional Entre Ríos.

El especialista detalló que la crecida del Río Uruguay “debido a las fuertes lluvias en la cuenca alta, media e inmediata de la zona de Salto Grande, ocasionó fundamentalmente el anegamiento de la ciudad de Concordia, con cerca de 11.000 evacuados. Con un impacto mucho menor, se registraron inundaciones en campos productivos, tanto al norte como al sur de la represa”, advirtió el funcionario del INTA entrerriano.

Valentinuz valoró que “tres años de construcción de los Proyectos Regionales con Enfoque Territorial fueron puestos a prueba en esta instancia y reaccionaron con reflejos y celeridad. Nuestros profesionales participan de las mesas locales con intendentes, ONGs y en los comités de crisis”.

Los pequeños productores del sur de Concordia “han sufrido pérdidas de animales de granja y producciones hortícolas, al igual que muchos pescadores artesanales. También hay apicultores que han tenido que mover sus colmenas, lo que en esta época del año, tiene su impacto en el nivel de producción“, detalló el profesional.

En la evaluación de los daños en la zona de Concordia, en el norte de la represa Salto Grande “se encontraron un gran número de quintas alrededor del lago, con alto nivel de tecnificación, donde las inundaciones oscilan entre el 5 y el 50 % de la superficie”, resumió el especialista. Agregó que en las ciudades entrerrianas de Colón y Concepción del Uruguay “hay pequeños productores que fueron evacuados, cuyo ganado, sobre todo ovino, fue trasladado a zonas más seguras”.

Según registros del INTA, a nivel productivo, los departamentos más afectados en Formosa son Pilcomayo, Pilagás, Formosa y Laishi, mientras que en Chaco son Bermejo, 1º de Mayo y San Fernando.

Volviendo al nivel humano, el impacto más profundo se halla en la ciudad entrerriana de Concordia, El Secreario de Desarrollo de esta ciudad declaró que “aún continúan en emergencia, con unas 10 mil personas que permanecen evacuadas”

El funcionario señaló además que “muchas de esas personas evacuadas van a tener sus casas destruidas: no van a tener ventanas ni puertas y hay que limpiar todas esas casas“, por lo que calificó de “urgente” la necesidad de avanzar con todo lo que “tenga que ver con la limpieza del hogar y la desinfección”. Seguramente ninguna de esas familias olvide este año nuevo, cuando tuvieron que pasar las fiestas en los centros de evacuación. 

Nosotros estamos trabajando en el operativo retorno. Ya los evacuados están todos asistidos. Les hemos brindado toda la atención, sobre todo de la parte sanitaria”, señaló el funionario. El río mientras tanto, por ahora, ha cambiado su humor, tornándose más estable de un lado y más irascible del otro.