San Juan, que es uno de los destinos más deseados por las mineras en el mundo, no se hace cargo de los deshechos que la Mina Los Pelambres dejó durante años en Calingasta. La empresa Glencore -con sede en Suiza y con explotación en tierra sanjuanina- acusa a Antofagasta Minerals de no sacar todos los neumáticos que tenía enterrados en la escombrera que hizo dentro del área donde tiene asignada su explotación minera, en territorio argentino.

Antofagasta Minerals es propietaria de la Mina Los Pelambres, desde el año 2012 dejó 26 millones de toneladas de roca y 579 cubiertas de grandes dimensiones, que usan los camiones mineros en una escombrera en territorio argentina, precisamente en el departamento Calingasta, en San Juan. La empresa chilena se excusa diciendo que no tenía actualizado los mapas, y para ellos ese terreno era chileno. La escombrera siempre estuvo en la provincia de San Juan, pero su gobierno es pro minero y al hecho no le da ninguna importancia, la compañía Glencore denunció a la minera chilena porque el basurero estaba en un área donde estaba explotando.

Cuando la ubicación de la escombrera de Los Pelambres salió en los medios, Antofagasta Minerals en su momento se comprometió a desalojar todos los deshechos, incluyendo las 579 cubiertas. Pero Glencore, que es querellante en la causa, asegura que retiró 529, es decir que aún quedan 50 mega neumáticos gastados y con residuos tóxicos en territorio sanjuanino. El Juez Federal Leopoldo Gallo, quien actúa en la causa recibió la notificación y el 23 de este mes hará una inspección ocular de la escombrera con el fin de certificar la presencia o no de neumáticos.

Estas cubiertas son una fuente de contaminación ya que se usan para transitar por sectores de la mina en donde entran en contacto con cianuro y metales pesados. Ayudan a enormes vehículos a transitar por el pozo que se produce cuando se hace minería a cielo abierto. Sus dimensiones son extraordinarias, tienen tres metros de diámetro por uno de grosor. Antofagasta Minerals ubicó casi 600 de estos neumáticos en la escombrera que hizo en la provincia de San Juan donde Glencore desarrolla el proyecto minero El Pachón. Por esta causa hay cuatro miembros de la empresa chilena procesados.

El absurdo llega al límite de que Glencore, que también hace minería contaminante, se ha transformado en defensora del medio ambiente sanjuanino, ante la ausencia estatal. Ya que el planteo de la empresa ante la justicia se basa en la acusación de que Antofagasta Minerals no demuestra interés por el medio ambiente ni en remediar el basurero que hizo en la provincia. Según informa el Diario El Cuyo, uno de los directivos sospechados por la justicia afirmó que la empresa no tiene intención de reubicar la escombrera. Otro de los involucrados en la causa, el actual gerente Robert Mayne-Nicholls asegura que su empresa no hizo nada fuera de la ley, ya que asegura que las autoridades chilenas estaban al tanto de la ubicación de la escombrera.

El razonamiento de Antofagasta Minerals es no sacar la escombrera por considerar que estaban actuando con la aprobación del gobierno chileno. Los tiempos de la justicia, la causa se inició en 2014, son largos. José Luis Gioja, el anterior gobernador de San Juan había hecho un convenio con la empresa chilena para que al menos retire los neumáticos y aíslara la escombrera, pero cuando asumió Sergio Uñac, dio de baja al convenio. Este mismo gobernador en la última Feria Mundial de Minería en Toronto, declaró buscará ampliar la exploración y la explotación mineras en su provincia.