Uno de los individuos que recorre la zona sería la hembra que es monitoreada desde 2017 por el Proyecto Yaguareté (Iguazú). Fue vista en la reserva privada de la forestal Arauco SA, y ahora se desplaza por el área protegida de Península con su cría. Había sido fotografiada en julio de 2019 también en el mismo sendero, y se estimaba que la cría era un individuo nuevo, pero los investigadores confirmaron que se trataría de Ñasaindy (luz de luna), que se desplaza en ambas áreas”, explicó Ernesto Krauczuk, reconocido naturalista y guardaparque en Península, en Puerto Iguazú.

El área natural protegida ya es territorio elegido por yaguaretés. Desde la Red Yaguareté informaron también del monitoreo de “Tahachi”, un individuo que se desplaza en la Reserva Natural Militar Puerto Península, lindante al parque provincial. “En este predio hay casi una decena de yaguaretés identificados, incluso hembras con crías que se desplazan entre Argentina y Brasil, cruzando la ruta nacional 12 y el río Iguazú”.

Los felinos rondan la selva misionera, desde el norte de la provincia hasta la zona del Parque Provincial Salto Encantado (“Amboty”), incluido en propiedades privadas como el establecimiento San Jorge (Arauco SA), la Reserva Privada Uruguaí de la Fundación Vida Silvestre o la Reserva Natural Privada Rubichana, todas son áreas protegidas en el corazón del Bosque Atlántico que forma parte del núcleo norte de la Selva Paranaense y albergan especies de flora, como los ambientes de Palo rosa y palmitos, o fauna amenazadas o en peligro de extinción, como la yacutinga, el yaguareté, el tapir, el pecarí labiado, el pecarí de collar y el zorro pitoco, entre otras.

Los nuevos registros llenan de expectativas a quienes trabajan por la conservación de esta especie declarada en peligro de extinción y Monumento Natural Nacional (2001), recientemente incluida en la Convención de Bonn que promete garantizar la restauración de su hábitat a nivel mundial.