Una empresa maderera de Buenos Aires inició desmontes ilegales en una zona que se encuentra dentro del relevamiento territorial en base a la Ley Nacional 26.160 que protege esos territorios.

Referentes misioneros del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA) denunciaron la situación que tuvo lugar el pasado jueves 6 de febrero en un área ubicada dentro de Campo Grande, perteneciente a la comunidad de Ka’a Kupe, ubicada en cercanías de la ruta provincial 7.

Las comunidades originarias denunciaron el año pasado que el Ministerio de Ecología provincial autorizó el desmonte de estas tierras sagradas. La coordinadora provincial de ENDEPA, María Josefa “Kiki” Ramírez, señaló que en abril se cumple un año desde que se comenzó a dialogar sobre estas tierras: “Ellos poseen una carpeta técnica con una resolución del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas que reconoce que ese territorio es de uso público, actual y tradicional de la comunidad”, explicó a La voz de Misiones e indicó que “si bien no se trata de un título de propiedad, es una herramienta legal que tiene la comunidad para defender ese espacio. Más adelante quizás consigan una titularidad pero quieren que estos lugares conserven el monte y no sean dañados”.

La abogada de las comunidades se reunió con el ministro de Ecología Mario Vialey para presentar una carta documento, asimismo aseguran que las máquinas seguían trabajando.

Ahora, por el momento se logró frenar la tala de los árboles, aunque la comunidad no sabe si tendrá que volver a padecer un nuevo episodio. Las comunidades originarias de Campo Grande y Ruiz de Montoya permanecen atentas a las decisiones que tomarán las autoridades responsables del cuidado de la biodiversidad de Misiones.