Se trata del edil Roberto Javier Torres (45), quien junto al sargento de gendarmería Ramón R. (51) y otro hombre de 32 años cazaban en una zona expresamente prohibida.

Personal de la Sección Guardaparques San Pedro del Ministerio de Ecología interceptó a los cazadores y les secuestró una camioneta 4×4 con la que habían llegado al lugar, también un rifle, tres escopetas calibres 12 milímetros, 20 milímetros y 16 milímetros, armadillas y cartuchos.

Los detenidos tenían en su poder una presa cobrada de pecarí, dos de paca, dos ejemplares de urú y uno de yacu-poi, todas especies protegidas.

Los cazadores furtivos quedaron detenidos en la comisaría de Terciado Paraíso y se le instruyó una causa en forma preventiva por “tenencia y portación de arma de fuego”, quedando a disposición del Juzgado de Instrucción 3 de San Vicente. Se espera que también sean imputados en una causa por caza furtiva y se les inicie un expediente por violar el decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus.