El Alfa Romeo Giulietta fue elegido en Europa como uno de los autos más innovadores en lo referente a nuevas tecnologías para su segmento. Sucede que para la marca italiana este nombre es un emblema de la historia del automóvil, que en los años cincuenta y a lo largo de varias décadas hizo soñar a los automovilistas.
Este modelo se actualizó con un concepto renovado en silueta de cinco puertas, que se caracteriza por su deportividad y elegancia. Se destaca la prominente parrilla en V que le imprime una fuerte personalidad e identidad, además de ofrecer un logrado balance de proporciones. La percepción visual muchas veces es engañosa, ya que su silueta combina trazos de una coupé. Como detalle las manijas de las puertas de atrás están disimuladas sobre el marco de la puerta.
Una vez en marcha se percibe que el chasis está muy equilibrado entre el confort y el comportamiento deportivo. En la ciudad absorbe muy bien las irregularidades y en ruta ofrece un buen aplomo.  El interior refleja buena calidad de materiales y se lo percibe mejor que en anteriores modelos de la marca, además cuenta con una buena dotación de elementos de seguridad, como por ejemplo airbag para las rodillas del conductor.
Los espacios habitables son adecuados para que cuatro adultos viajen con comodidad, incluso los ocupantes de las plazas traseras. Las butacas delanteras son confortables y ofrecen buena sujeción lateral, facilitando la tarea del conductor, quien encontrará la mejor posición de manejo rápidamente, gracias a las múltiples regulaciones del volante y butaca. Por su parte el baúl, ofrece una capacidad adecuada: 350 litros.

Alta tecnología. Pero hay diferenciales importantes que hace singular al Giulietta como el dispositivo DNA que mediante un comando permite elegir tres opciones de comportamiento : A para pisos resbaladizos, N para conducción normal y D para manejo deportivo. Con solo mover una tecla el cambio se percibe inmediatamente. A este sistema se complementa un motor naftero de 1.4 litro turboalimentado de 170 CV y una caja manual o automática de seis marchas que le permiten obtener un destacado rendimiento.
El propulsor dispone de la tecnología Multiair que representa una nueva concepción en el desarrollo del sistema de admisión variable. En el caso del Giulietta ese dispositivo le permiten alcanzar los 217 km/h de velocidad máxima, acelerar de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y recorrer un promedio entre ruta y ciudad de 13,5 kilómetros con un litro de nafta súper.
El sistema de tracción es a la ruedas delanteras y se controla mediante un dispositivo ASR para evitar patinamientos, a la vez que cuenta con un control de estabilidad (VCD) y un diferencial electrónico denominado Q2 que se encarga de corregir los defectos provocados por excesos del acelerador.
El del Giulietta ($ 194. 774) es un segmento que está cada vez más nutrido con rivales de la talla del Audi A3 Sportback, el BMW Serie 1, el nuevo Citroën DS 4 y también el Peugeot 308 GTI y el Volkswagen Golf GTI. Pero el modelo italiano marca la diferencia con su garantía de cinco años y por la cantidad de premios que recibió en Europa.