Por Matilde Moyano

Parece que nuestra tierra y nuestra salud ya pueden celebrar la confirmación de la partida de Monsanto de la provincia de Córdoba: el proyecto de la planta semillera ubicada en la localidad Malvinas Argentinas que violaba la Ley Provincial de Uso del Suelo estaría completamente cancelado, ya que el predio se encuentra a la venta.

Según informó el medio local La Voz del Interior, directivos de la multinacional estadounidese sostuvieron conversaciones con dos grupos inversores que en su momento mostraron interés por los terrenos, y que también hubo un contacto formal con la provincia para conseguir colaboración tras ese objetivo. Por su parte, medios informativos de negocios confirman que la venta de Monsanto a Bayer es un hecho. 

“Nos ofrecieron el terreno y nos interesó, pero por el momento no existen las condiciones sociales adecuadas para cerrar el negocio”, dijeron fuentes de una de las empresas interesadas. 

Recordemos que el ex intendente de la localidad codobesa Malvinas Argentinas, Daniel Arzani, y el ex secretario de Ambiente de la Provincia, Luis Bocco, fueron imputados por abuso de autoridad, tras autorizar en forma irregular el uso del suelo donde Monsanto levantó su planta de acondicionamiento de semillas.

La Asamblea del bloqueo a Monsanto en Malvinas Argentinas viene demostrando desde hace años que la radicación de dicha empresa implicaba una amenaza para la salud de la población, así como las irregularidades cometidas tanto por la empresa como por los gobiernos municipal y provincial que derivó en que las organizaciones lograran que la construcción de la planta se frenara gracias un fallo de la Justicia provincial que dió lugar al amparo presentado por vecinos (enero 2014), y el posterior rechazo del informe de impacto ambiental por parte del gobierno provincial (febrero 2014). Pero hace más de dos años que se espera la erradicación definitiva de Monsanto.

Malvinas Argentinas se convirtió en el epicentro de la lucha contra Monsanto. Un 58% de la población consideró que la instalación de la planta de semillas implicaría un riesgo para la comunidad, según un informe certificado por el CONICET.

Mientras los habitantes de los pueblos del Litoral y Norte argentinos padecen diariamente las fumigaciones con agroquímicos que generaron que los casos de cáncer tripliquen la tasa nacional, el Senado Bonaerense le dio media sanción al proyecto del senador Alfonso Coll Areco que autoriza usar el herbicida glifosato a 10 metros de las viviendas, lo cual significa que no se toman en cuenta los fallos judiciales en contra y no se basan en las evidencias científicas para establecer las distancias. Hace apenas días la Multisectorial Contra el Agronegocio de Marcos Paz denunció que un avión pulverizó una escuela rural del distrito en horario en que las aulas estaban con niños. 

El glifosato ya fue categorizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como posible cancerígeno. Sus sedimentos se hallaron en la cuenca del río Paraná, “en los cursos medio y bajo de los afluentes tributarios, de acuerdo con la agricultura intensiva que se desarrolla en la región”, como reveló un estudio realizado por investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

No está de más destacar que este proyecto cuenta con fuerte apoyo del Ministro de Asuntos Agrarios, Leonardo Sarquís, ex gerente de Monsanto.