Con el objetivo de mejorar la circulación en la ciudad, y apostando también a una modalidad que promete ser la clave en el futuro en lo que refiere a la descongestión del tránsito, un grupo de inversores argentinos trajeron a la ciudad de Buenos Aires el ‘carsharing’.

Se trata de un sistema que permite alquilar un auto por minuto, es decir, que se paga solamente el tiempo de uso, y al mismo tiempo existen múltiples estaciones en las cuales se puede devolver el vehículo. Conceptualmente es similar al sistema de bicicletas públicas.

Según indican las estadísticas, por cada auto de carsharing se sacan 14 autos particulares de la calle. Esta modalidad, cada vez más presente en otros países, ya se encuentra disponible desde hace dos meses en barrios como Recoleta, Palermo, Belgrano, Saavedra, Nuñez, Vicente López, incluso en el Aeropuerto de Ezeiza y en Aeroparque.

En la segunda edición de Smart City Buenos Aires, dialogamos con Juan Pablo Franchinotti, Jefe de Operaciones de Awto, quien nos detalló en qué consiste este servicio:

Decimos “movete inteligente” porque vos estás ahorrando todos los gastos fijos que conlleva tener un auto propio, como estacionamiento, patente, seguro. Promovemos con esto que en la medida que vos tengas un auto cerca puedas usarlo como un auto propio. Lo tomás cerca de donde vos estás, lo usás para que lo necesites, lo podés estacionar en otro lugar a donde vos te vayas, donde te quede cerca.

¿Quién puede acceder a este servicio?

Cualquier persona que tenga licencia de conducir vigente, que tenga más de seis meses de antigüedad, que no sea principiante, y que no tenga un mal historial de multas.

¿Se chequean en el momento los antecedentes?

Se chequea en el momento de validación, cuando uno se registra. Nosotros corremos un sistema de validación que tiene en cuenta estos aspectos. Vemos la responsabilidad del conductor, no tanto si tiene muchas multas, si no que nos fijamos si las paga.

¿Qué otra garantía piden?

El medio de pago, tenés que tener una tarjeta de crédito, y nada más. No bloqueamos fondos en las cuentas, y con un saldo mínimo podés empezar a viajar. También hay que contar con un smartphone con datos.

¿Cuál es el costo?

Es de 7.35 pesos por minuto. En el caso de que tengas que estacionar porque vas al kiosco o a hacer un trámite y no finalizaste tu viaje en un punto nuestro, el costo es de la mitad. De esa forma va sumando minuto a minuto hasta que llega a un tope de 2.200 pesos, que es el equivalente a cinco horas del auto funcionando, y ahí ya el alquiler te cubre 24 horas.

¿Hay un límite para la devolución del auto?

Nosotros no preguntamos a dónde vas a ir, ni cuánto tiempo lo vas a tener. Si se ha devuelto en condiciones fuera de las normales, se aplica una penalidad que el monto no llega a una hora de uso.

¿Puede salir de Buenos Aires?

Puede salir. Hemos tenido viajes a Rosario, a Mar del Plata, por ejemplo, ida y vuelta en el día, o dos o tres días. Nosotros normalmente estamos monitoreando los viajes y consultamos a los usuarios cuál es su plan. Tenemos un plan bastante riguroso de inspección de los autos para mantenerlos en condiciones para el siguiente usuario.

¿Cómo es el sistema con respecto al combustible?

El usuario por ahí tiene que hacer trayectos cortos y no quiere perder tiempo en cargar combustible o devolver el auto en el mismo nivel de combustible. No es necesario. No pedimos como servicio que el usuario cargue combustible. Solo si va a devolver el auto con un cuarto o menos del tanque. En ese caso sí pedimos que llenen el tanque, pero no tienen que pagar, tienen que ir a una estación de servicio habilitada para pagar con un sistema que tenemos, que es a través de una oblea que se pega en el parabrisas, así el pago va a nuestra cuenta corriente.

¿Cuántos vehículos tienen?

Hoy ya tenemos 30 autos en total, y están previstos cinco más que se agregarán en mayo. 20 son Nissan March, y 10 son Nissan Kicks, que son camionetas más espaciosas, para cinco personas más cómodas.

¿En este tiempo de funcionamiento, cómo fue la experiencia?

La experiencia fue muy buena. Sobre todo vemos que la gente lo está usando mucho para su tiempo libre, y algún que otro caso que lo encuentra como una muy buena solución para el traslado entre su casa y su trabajo. Mayormente tenemos usuarios que no tienen auto y que lo usan para su tiempo libre.

Parece ideal para gente que sabe manejar y que no tiene auto porque no puede comprarse uno o mantenerlo, o que no le conviene porque tal vez no lo usa mucho.

Si vos tenés un auto y no lo vas a usar mucho, y por ahí entre semana te conviene usar el transporte público para ir y volver del trabajo, y vas a usar el auto el domingo o el sábado a la noche, quizás esta sea una buena alternativa.

¿Qué diferencia habría entre este sistema y alquilar un auto con el sistema tradicional?

Del sistema tradicional nos diferenciamos principalmente porque con este sistema de carsharing solo toma cinco o diez minutos de registración, y después agarrás tu teléfono, entrás en la aplicación, elegís tu auto y ya está. No tenés que hacer un proceso de validación y registración cada vez que vas a usar un auto. Por otro lado, con nosotros estás pagando por lo que realmente usás, vas a estar alquilando un auto y te va a salir más barato. Un alquiler de un auto básico vale no menos de 50/60 dólares, que serían unos 2500 pesos más el combustible y muchas veces te cobran el lavado.

Por Matilde Moyano