Parece una fórmula repetida que no no se termina de comprender que habría que cambiar el resultado: una cría de delfín queda varada en la costa y los veraneantes la utilizan como trofeo para sacarse fotos, en vez de solicitar ayuda.

El viernes pasado una cría lactante de delfín murió en una playa de la ciudad almeriense de Mojácar, Andalucía, tras haber quedado varada y haber sido manipulada y fotografiada por los bañistas. 

Esto ya sucedió muchas otras veces, como el verano pasado en nuestro país, cuando un delfín bebé llegó desorientado a la costa de San Bernarndo y se encontró con el peor enemigo del medio ambiente sobre la tierra: el hombre. Y en 2016 sucedió algo similar en Santa Teresita.

En este nuevo caso, la organización dedicada al rescate y recuperación de fauna marina, Equinac, tomó conocimiento de este varamiento a través del aviso dado por el coordinador de los socorristas: “tardamos 15 minutos en llegar, pero el animal ya estaba muerto. La fotografía que se ve es de un integrante de Equinac (bañador verde) sacando al delfín, ya cadáver, del agua”, indican en su cuenta de Facebook y explican:

– El animal estuvo sometido a los curiosos que querían fotografiarlo y tocarlo, y eso está confirmado por el coordinador de los socorristas y por la propia fotografía que adjuntamos, donde se ven niños tocando al animal, tapándole sin querer el espiráculo (orificio por donde respiran), y con este espiráculo sumergido, sindeo, además, perjudicial para el animal el hecho de que niños y adultos lo acaricien.

Los cetáceos son animales muy susceptibles al estrés, y su manipulación, el agolparse sobre ellos para hacerle fotos y tocarlos, les causa un shock muy fuerte que acelera, en gran medida, un fallo cardiorespiratorio, que fue lo que finalmente ocurrió.

– Nosotros no hemos dicho que los bañistas fueran los responsables de su varamiento. Esta cría varó por estar enferma o perder a su madre, sin la cual no puede sobrevivir, pero agolparse sobre él para fotografiarlo y tocarlo, por supuesto que provoca que estos animales entren en un estado de estrés muy alto.

– Lo que sí hemos dicho, es que se debía haber avisado al 112 antes, no abalanzarse a sacar fotos a una cría de delfín asustada y débil, y nosotros llevamos muchos años haciendo esto y ocurre en el 100% de los varamientos.

– Por último, indicaros a todos que estos animales están altamente protegidos; molestarlos, dañarlos, manipularlos y acosarlos está prohibido por ley, y siempre pedimos respeto y consideración. Hasta un punto, cualquier tipo de conducta que veamos de otro tipo, no dudaremos un segundo en denunciarla.