En menos de una semana 30 animales han muerto en el Zoo de Mendoza. El fin de semana fallecieron 15 ciervos gamos y en las últimas horas hallaron sin vida a 15 animales más, entre ellos un puma y el único ejemplar de pantera negra. El zoo, lejos de ser un espacio de protección se ha convertido en un territorio de alto riesgo para las especies que aún tinen la desgracias de permancer en este lugar.

La directora del Zoo, Mariana Caram reconoció que no sabe la causa de tantas muertes. “Analizamos toda la comida que se da a los animales y no encontramos nada extraño”, aseguró. En el último verano las muertes estuvieron vinculadas a fardos de pastos que tenían rastros de agrotóxicos

El Zoo de Mendoza es un lugar fuertemente cuestionado por agrupaciones proteccionistas de animales porque consideran que no les dan a los animales un buen trato, a las muertes de los últimos meses se le suma la situación del Oso polar Arturo, quien se halla sedado y con riesgo de vida. Esta semana ambientalistas han entregado un petitorio firmado por 400.000 ciudadanos de todo el mundo que exigen su traslado a un centro de Canadá.

El estado del zoológico viene en decadencia desde hace 20 años, pero las cosas no salían a la luz“, comentó Caram, quien asumió con la idea de hacer un cambio estructural pero las muertes de los animales frenaron sus proyectos y la agenda quedó marcada por aclarar por qué en un lugar reservado para la protección animal, pasa lo contrario. Entre el año pasado y lo que va de este año murieron 400 animales en el zoológico.

Sobre las muertes de este fin de semana, se supo que una veterinaria había enviado una carta advirtiendo al zoológico que los animales corrían peligro de muerte debido a las bajas temperaturas. Horas después, 15 ciervos gamos fallecían. 

“Hemos tomado varias muestras que se están analizando porque no se descarta la posibilidad de que algo contaminado esté intoxicando a los animales. El zoo está superpoblado, y todo el tiempo los empleados están registrando muertes. Acá no se trata de un problema del animal sino que el tema es el estado sanitario de los ejemplares, están hacinados, hace un año que no se recolecta el guano porque se rompieron las máquinas y los cierres están en mal estado porque hace 45 años que no se cambian”, denuncia la directora quien en vez de plantear una solución al problema, hace una detallada descripción de un cuadro dantesco.

Según se ha podido conocer, los animales se han estado apareando sin control, madres con sus crias, provocando el nacimiento de un animales deformes. Jamás se controló la cantidad y calidad de los alimentos que consumen los animales. Al deterioro del edificio, se le suma un abandono en las prácticas necesarias para mantener la salud de las diferentes especies que habitan el zoo. 

Por ahora, las autoridades descartan cerrar el zoo y a pesar de las buenas intenciones de la nueva directora, los animales siguen falleciendo.