Hace ocho meses que los vecinos de Puerto Piray en Misiones deben convivir con el hollín que sale de la caldera de la maderera Arauco Alto Paraná, que fabrica tableros y placas de pasta de madera MDF. El impacto ambiental es sufrido por toda una comunidad. La Municipalidad, luego de hacer una investigación le puso precio a la contaminación: multó a la empresa chilena a pagar una multa de 3.75 millones de pesos.

Se trata de la una de las multas más altas aplicadas en nuestro país en materia ambiental. El Intendente de Puerto Piray, Jorge Lezcano, es uno de los principales impulsores de la idea de multar y hacer que la empresa revea toda su metodología de trabajo. La planta es la principal empleadora del pueblo, pero el jefe Comunal expresó este año, cuando comenzaron los problemas del hollín, que aunque casi todo el pueblo depende laboralmente de la planta, si tuviera que cerrarla lo haría porque no hipotecaría la salud de sus vecinos por una industria contaminante.

Desde hace ocho meses el problema del hollín que sale de la caldera se agravó, a veces, cuando hay viento Norte llueve café sobre la localidad, lo pueden ver en la ropa, en las veredas, en todos lados, los vecinos están indignados y piden soluciones”, comentó Lezcano al diario Misiones Olnine.

En abril los vecinos comenzaron a notar que todo el pueblo amanecía con una capa negra de hollín. Desde ese momento comenzaron a denunciar a la Municipalidad la presencia de ese hollín que no sólo notaban en el piso, la ropa o las plantas, sino que al respirarlo, ocasionaba problemas respiratorios.  Fui aquí donde el Intendente decidió ponerse del lado de sus vecinos y hacerle frente a la empresa chilena.

Desde la Municipalidad se comenzó a intentar dialogar con la empresa pero sin éxito. Para esta clase de industrias, la contaminación ambiental es una consecuencia “amigable” de su actividad, y por ser la principal empleadora de la localidad, siempre se escudó con esta realidad. Técnicos del Municipio, con órdenes directa del Intendente comenzaron a hacer un sumario acerca de la actividad de la empresa. Esto resultó en la multa que se dio a conocer esta semana. La empresa tiene diez días hábiles para pagar o hacer un descargo.

“Pero lo más importante no es la multa, sino la búsqueda de una solución, tienen 45 días para presentar un plazo de contingencia para resolver este problema y 120 días para empezar a ejecutarlo. Entendemos que a partir de esto la empresa va a tomar cartas en el asunto, vamos a comunicar nuestra resolución al Ministerio de Ecología de la Provincia, de la Nación y al ENRE que monitorea lo que sale de las calderas y también a empresas certificadoras que avalan la calidad medioambiental de Arauco Argentina, no es bueno para una empresa que se le caiga una certificación”, detalló Lezcano.

Arauco en su web site destaca su objetivo de trabajar para el cuidado del medio ambiente, pero que no lleva a la práctica. De capitales chilenos,  es una de las más grandes empresas madereras del mundo, en Puerto Esperanza tiene la mayor planta de celulosa de nuestro país. Para dejar de contaminar en Puerto Piray, la empresa debería modificar su chimenea, pero el costo para hacer esto es muy elevado, según la propia empresa que factura al año 5.000 millones de pesos, sólo en Argentina.

“Como pueblo queremos que la empresa siga trabajando y dando trabajo a toda la región, pero también que nos respete como pueblo, el tema de la multa es una herramienta, pero nosotros queremos decirles que estamos presentes y queremos vivir con una calidad de vida, no podemos dejar que nos llueva ceniza todos los días”, concluyó el Intendente.