Se trata del cuero de un ejemplar de esta especie protegida que fue decomisado a principios de 2019, a raíz de una denuncia de la organización Red Yaguareté.

Declarado Monumento Nacional Natural en 2001 (máxima figura de protección para una especie en Argentina), en todo el territorio nacional quedan apenas más de 200 ejemplares de yaguareté, los cuales se encuentran amenazados no solamente por la caza ilegal, también por la pérdida de su hábitat, como consecuencia de la deforestación y el avance de la frontera agropecuaria.

“Se trata de un caso de extremada gravedad, ya que la piel pertenece a uno de los últimos ejemplares que habitan en las yungas del noroeste (se estiman entre 100-120 nada más) y en especial, porque era expuesto en un sitio público de gran afluencia turística, lo que es indicador de la falta de controles y de conciencia de delito existentes”, indicaron desde Red Yaguareté.

Más allá de la sanción administrativa económica, desde esa organización manifestaron preocupación al Ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, por la liviandad del monto:Solicitamos que se lo eleve y a la vez se sancione penalmente a la infractora. En consecuencia le peticionamos que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación Argentina se presente como querellante penal para bregar por los derechos del yaguareté muerto, lo cual hasta ahora no ha hecho.”