El plástico PET puede tardar más de mil años en degradarse y su inadecuada disposición final termina siendo muy perjudicial para el medio ambiente. Es muy importante realizar un consumo responsable de los productos plásticos, así como la reutilización y reciclado de los mismos.

Una oportunidad para reutilizar las botellas PET, por ejemplo, es el momento de armar el arbolito de navidad, ya que tanto el árbol como los adornos pueden elaborarse con ese plástico, y con un poco de creatividad, como lo hicieron en Roque Sáenz Peña, municipio chaqueño conocido también como “La Termal”, por sus aguas termales, uno de sus principales atractivos turísticos.

El pasado lunes se inauguró allí un árbol navideño en la Plaza San Martín, que fue construido con materiales reciclables para mostrar el compromiso con el cuidado del medio ambiente.

Para la construcción, las botellas de plástico fueron pintadas, cortadas y atadas a un alambre especial. El trabajo fue realizado artesanas, personal del área de electrotecnia y herrería.