Se trata de un terreno donado por la Fundación Vida Silvestre Argentina a la Administración de Parques Nacionales (APN). Es una superficie de 78 hectáreas ubicadas en la Colonia Andresito, en municipio de Comandante Andrés Guacurarí del departamento misionero de General Manuel Belgrano.

Dichas tierras poseen un alto valor ecológico, con un bosque nativo en buen estado de conservación con presencia de palmitos y helechos arborescentes; y se localizan en un punto estratégico de conectividad entre el Parque Nacional Iguazú y el Parque Provincial Yacuy, preservando también la cuenca del arroyo homónimo.

En ese sentido, las características ambientales y paisajísticas del terreno fueron consideradas para que se afecten las tierras a la categoría de manejo de reserva natural silvestre. Por tanto, ahora Alto Iguazú está bajo el control, vigilancia y manejo ambiental de la APN.

La acción se encuadra en el Convenio sobre la Diversidad Biológica y en la Estrategia Nacional sobre la Biodiversidad y Plan de Acción 2016-2020, del organismo nacional de Ambiente. El objetivo es incorporar diversos tipos de áreas al diseño y gestión de los corredores de conservación.