Los marplatenses Adrián Echevarría, Guido Ganim, Diego Picardo y Martín Sánchez cruzaron este miércoles el Estrecho de San Carlos y lograron unir las Islas Malvinas con el objetivo de luchar por la concientización de la necesidad de identificar las tumbas de 123 soldados argentinos caídos en la guerra de 1982 y que están enterrados como “NN” en el cementerio de Darwin.

Los jóvenes se entrenaron arduamente durante un año en pileta y mar. A pesar de la preparación, durante la travesía, los marplatenses tuvieron que afrontar condiciones meteorológicas que no fueron las ideales, obligándolos a cambiar el plan inicial de cruce. Sin embargo, ninguna adversidad los frustró porque pudieron ir desde la Isla Gran Malvina a la Isla Soledad atravesando el citado canal de 6 kilómetros de extensión, con una temperatura de 7 grados en el agua.

Los cuatro nadadores marplatenses, que tuvieron el apoyo de Andrés Rosso y el excampeón mundial de aguas abiertas Claudio Plit, enterraron una malla utilizada en los entrenamientos como símbolo de su hazaña.

Un avión de la Fuerza Aérea Británica los estuvo observando durante el cruce y todas las imágenes fueron registradas por el camarógrafo marplatense Bernardo Boucho, material que servirá para la realización de un documental.

Esta travesía, denominada “Cruce por la identidad“, fue gestionada por la Fundación “No me Olvides” y tuvo como objetivo no abandonar y profundizar la identificación de las 123 tumbas que actualmente están sin identificar en Darwin.

El próximo domingo, cerca del mediodía, la delegación arribará al punto de partida, el Monumento a los Caídos de Malvinas, en Diagonal Alberdi y Córdoba, en la ciudad de Mar del Plata, donde seguramente serán recibidos por muchos vecinos. Lo que hicieron es una hazaña.