El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, firmó hoy un convenio con la Municipalidad de Necochea para potenciar la actividad acuícola en la región, en el marco de una política de estímulo al desarrollo de este sector que permitirá fomentar el empleo genuino, el arraigo de las comunidades y fortalecer las economías locales.
La cartera agropecuaria informó que con una inversión de 1.053.024 pesos se pondrá en valor la Estación de Piscicultura del “Paraje Las Cascadas” en el Río Quequén, con cuatro proyectos de desarrollo inmediato y dos a corto plazo, que incluirán la promoción de especies como la trucha Arco Iris, Mojarra, Pejerrey, Esturión Ruso y Langosta de “Pinza Marrón” australiana.
“Apuntamos al desarrollo acuícola ya que es actividad que genera un aumento del empleo genuino y afianzamientos de ingresos para las economías regionales, y que permite la inclusión en la dieta de proteínas de alta calidad”, afirmó Casamiquela quien destacó además que esto impulsará una mayor investigación, pasantías, y capacitación a través de carreras terciarias y universitarias, pasantías.

Los fondos, a través de aportes no reintegrables, permitirán la recuperación de la infraestructura general y refacciones particulares en el acuario, sala de incubación y alevinaje, equipamientos, insumos, materiales y mano de obra para llevar adelante los proyectos presentados; así como también la futura propuesta de creación de un polo productivo – didáctico de la Escuela de Piscicultura.

 
El desarrollo de esta actividad demanda gran cantidad de mano de obra (en promedio 12.000 productores de “pequeña escala” y diversificación agraria), lo que a futuro se traducirá en el desarrollo de las economías locales. En el país se producen 21 especies (Pacú, Trucha, Surubí, Tilapia, Carpas, Ostras y Mejillones, entre otras) por un valor de 154 millones de pesos, un sector que durante 2012/13 tuvo un crecimiento del 27,64%, respecto a la campaña anterior.
 
Se trata de desarrollar proyectos a nivel local y regional, de manera sustentable, que generen una producción alternativa, como lo es la acuicultura, y que tendrán un impacto directo a nivel económico pero también desde el aspecto social, por la generación de nuevos puestos de trabajo.
 
Desde el gobierno nacional se impulsó un proyecto de ley de Acuicultura para fomentar el desarrollo y agregado de valor en origen (lo que incluye tanto a la agricultura familiar como al sector industrial), que se encuentra en constante crecimiento y que contribuye positivamente al crecimiento de mercados en varias provincias del país, ya sea por la venta de comestibles, la pesca deportiva o por el progreso de la piscicultura.
Durante los últimos años esta actividad ha cobrado gran importancia, y en Argentina, el consumo de productos de la pesca alcanzó los 9 kg por habitante por año y se espera que para 2020 ese número llegue a los 12 kg. El país posee un extenso litoral marítimo (de más de 3 mil kilómetros) y un enorme caudal de recurso hídrico continental (más 30.000 m3/s de agua dulce), que sin dudas respaldan las posibilidades de instalación, las oportunidades y el crecimiento de la producción acuícola.