Fuente: InfogeI / Fundavida

Las ONG´s ambientalistas “Salvemos el Río Gualeguaychú” y “Fundavida” se sumarán a la presentación del abogado Julio Majul contra la empresa Altos de Unzué S.A. por la polémica construcción del barrio náutico Amarras en Gualeguaychú, un polémico proyecto inmobiliario que provocaría un desarreglo en el ecosistema de la región.

El Dr. Juan Ignacio Weimberg, uno de los representantes de Fundavida, anticipó que “vamos a tener un rol activo trabajando a la par del doctor Majul en lo que hace a las pruebas y demás cuestiones que se van a tramitar en el juicio”.

El letrado explicó los motivos de la presentación. “La instalación de esta empresa sin las autorizaciones y afectando al ambiente. También es importante decir que hay afectación respecto de otras cuestiones que son importantes también. Afectaciones no solamente por la posibilidad de la inundación de Gualeguaychú -que creo yo que es la más peligrosa- sino que hay afectación al ambiente en todas sus dimensiones. En la dimensión de flora, fauna, ambiental”, dijo.

Por su parte, el referente de Fundavida, Lalo Moreyra, comparó la obra con los barrios construidos en el río Luján, en el norte bonaerense, cuyos daños negativos han sido estudiados por el INTI y la Universidad Nacional de La Plata, entre otros.

“Los primeros que se van a inundar son los más pobres”, dijo Moreyra y agregó: “Si los abogados de Amarras y el intendente, Jacinto Chesisni supieran que contaminaron y que hicieron un daño a la sociedad de Gualeguaychú, realmente no representarían y avalarían este negociado inmobiliario. Quiero decir que de ninguna manera no se puede saber que esto produce un daño”.

En esta línea, sostuvo “quiero recalcar la ilegalidad de esta empresa que está trabajando desde hace dos años y ha llegado al estado de obra en el que está. Creo en la Justicia y creo que se va a asentar jurisprudencia en esto. Si el caso llega a la Corte y rechazan este proyecto sería un éxito para Gualeguaychú y nos llenaría de satisfacción que alguna vez podamos tener la seguridad de que ganamos algo”.

Los referentes de la fundación se refirieron además a los dichos del responsable de Amarras, García Trícoli y sus abogados, quienes recientemente mostraron las aprobaciones que tienen de la Provincia de Entre Ríos.

No obstante, desde la ONG se enfatiza en los diversos incumplimientos tanto por acción y por omisión, como el informe del impacto ambiental y el incumplimiento a resoluciones administrativas; legislaciones de carácter convencional, constitucional y provincial; y la licencia social, pidiéndole la consulta a los ciudadanos. En agosto pasado algunos municipios de la Provincia de Buenos Aires, como Lujan ya han experimentado en carne propia cómo los negocios inmobiliarios que no realizan los estudios de impacto ambiental correspondiente traen como consecuencia desequilibrios en los cauces de los ríos y arroyos, y con esto, inundación y enormes pérdidas. Gualeguaychú aún está a tiempo de revertir esto.