El collar fue utilizado por un niño de 11 años aproximadamente, habitante del norte de la provincia, hace 4.100 años y es parte de los elementos hallados en el sitio arqueológico Aquihueco, ubicado en el Valle del río Curi Leuvú, informó el gobierno neuquino a través de un comunicado.

El adorno “fue confeccionado con caracoles oriundos del noreste argentino, hecho que permitió establecer que hubo relaciones de intercambio con poblaciones de esa zona”.

El caracol del género Megalobulimus es considerado multisensorial por sus propiedades físicas, por su contraste cromático y por su capacidad de producir sonidos musicales. Para su elaboración se requirieron 15 caracoles, un caracol por cada pieza del collar”, detalló el comunicado.

Finalmente, se destacó “el valor simbólico del accesorio, considerando a los adornos personales como parte de la que permiten transmitir un mensaje al resto de los integrantes de un grupo, representando jerarquía, pertenencia o roles sociales dentro de una comunidad”.

El collar se exhibirá el próximo viernes a las 16.30, en la Casa Museo Gregorio Álvarez, ubicada en Alderete y Córdoba de la ciudad de Neuquén, donde se brindará una charla explicativa a cargo de la investigadora Valeria Ibáñez Saint Paul, una de las integrantes del equipo científico que concretó el hallazgo.