Se trata de un dinosaurio perteneciente a la familia de los saurópodos, de cuello extremadamente alto y cuya presencia se daba mayormente en América del Sur.

Según informó la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), los restos fueron encontrados en la zona de Sierra Chata, al norte de la localidad de Añelo en la provincia de Neuquén. “Los restos fósiles corresponden a un dinosaurio herbívoro, probablemente de la familia de los Rebbachisauridae“, indicó un comunicado.

El director del museo de Paleontología de Comahue, de la provincia de Neuquén, Juan Porfiri, dio detalles sobre el descubrimiento: “En Neuquén, donde se hacen las exploraciones en Vaca Muerta, es una zona desértica, con pocos árboles, y muchas empresas petroleras realizan excavaciones, por lo que fue Pampa Energía la que encontró los materiales fósiles y los da a conocer a la dirección de patrimonio, que se comunicaron con nosotros para hacer los rescates“, informó Porfiri en un reportaje con La Voz de la Ciudad, canal de televisión local.

dinosaurio

Según detalló, “las características de los restos indican ciertas formas particulares de la cola, se trata de un cuadrúpedo, herbívoro, con características poco comunes“. “Este titanosaurio sería de hace 100 millones de años (Cretácico Tardío) y nos sirve para realizar comparaciones con otros, y estos son materiales bastante semejantes a los de África“, agregó.

A esta misma familia pertenece Patagotitan mayorum, el cual era considerado hasta el momento el dinosaurio más grande, detalló hoy la agencia de noticias DPA.

Estos dinosaurios, explicaron los expertos, que estuvieron distribuidos en el supercontinente Gondwana, fueron registrados principalmente en África y América del Sur. Los restos, a pesar de ser fragmentarios,” permiten brindar información relevante de este grupo”, indicaron.

En el informe publicado en la revista Cretaceous Research presentan “un saurópodo titanosaurio gigante de la Formación Candeleros de la provincia de Neuquén, compuesto por una secuencia articulada de 20 vértebras caudales más anteriores, más 4 posteriores y varios huesos apendiculares“.

Los científicos sostienen que “se considera uno de los saurópodos más grandes jamás encontrados, probablemente superando en tamaño a Patagotitan“.