Un incendio rural, declarado en el cerro Ambato, en Catamarca, continuaba activo tras haber quemado la vegetación de unas 800 hectáreas, sin provocar víctimas ni daños a instalaciones, según informó la Brigada de Lucha contra Incendios Forestales. 

El fuego tomó una zona de pastizales, cerca de la localidad de Las Juntas, a unos 50 kilómetros al norte de la capital provincial. De acuerdo con la primera información recibida, se trataría de un siniestro en el que habría incidido la acción de algunas personas, según aseguró Carlos Zamora, Técnico de la Brigada de Incendios Forestales, quien lideró la ejecución de las tareas allí para sofocar el avance de las llamas. 

Los integrantes de la brigada estiman que en total se quemaron alrededor de 300 hectáreas de pastizales y arbustales de altura. Paralelamente, señalaron que se trata del mismo lugar en el que se incendiaron 500 hectáreas el pasado 4 de octubre, por lo que se mantiene la sospecha de la intervención de desconocidos en el inicio del fuego.
 
La brigada que lo combate acampó en el cerro y en la madrugada se dirigió a la cumbre de la montaña para atacar las llamas.  Los brigadistas dijeron que las llamas comenzaron hacia el oeste de Las Piedras Blancas, en la zona de Los Cajones, cerca de Las Juntas, y podían verse desde la ruta provincial 7. El humo llegaba hasta Los Varela, al otro lado del cordón montañoso. 

El jefe de la Brigada, Julio Figueroa, informó desde el lugar que un avión hidrante, del Plan Nacional de Manejo del Fuego, realiza descargas de agua en la cabeza del incendio, “logrando que éste avance lentamente por el pastizal de la cumbre”. 

Los investigadores sospechan que el fuego fue iniciado accidentalmente por un grupo de andinistas que escalaba el Manchao, un cerro donde usualmente se practica montañismo. Aunque algunos sospechan de quema intencional de restos de cultivo, sea lo primero o lo segundo, el orígen habría sido humano. 

Mientras la brigada antiincendios trabajaba en el lugar del siniestro, las autoridades provinciales de Ambiente gestionaban el envío de un helicóptero basado en Jujuy, para sumarse a la tarea. Figueroa dijo que en las 800 hectáreas afectadas hasta ahora se han quemado pastizales naturales y arbustos y hubo una gran mortandad de animales silvestres. 

Entre mayo y noviembre, período seco, en Catamarca aumenta el riesgo de incendios forestales. Por lo que se deben extremar todas las medidas para evitar que se inicie fuego, ya que luego es muy difícil controlarlo.