Los legisladores noruegos se comprometieron a encontrar una manera de conseguir productos esenciales como el aceite de palma, soja, carne de res y madera sin impactar los ecosistemas. Es una promesa que Noruega hizo en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014, junto con Alemania y Reino Unido.

De acuerdo con las Naciones Unidas, la producción de aceite de palma, soja, carne de vaca y productos de madera contribuyó a poco menos de la mitad del total de la deforestación tropical.

Noruega ha demostrado anteriormente su compromiso con el medio ambiente de otras maneras.

En 2008, el país dio a Brasil 1.000 millones de dólares para ayudar a combatir la deforestación de la selva tropical del Amazonas, cuya deforestación ronda un 75% en siete años.

También está en el proceso de restringir las ventas de coches de gasolina para el año 2025.