Será obligación de los propietarios de inmuebles, cuyas veredas posean dos metros o más de ancho, colocar árboles en el perímetro correspondiente a dicha vereda“, indica la ordenanza aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante de Río Cuarto que obliga así a los vecinos a plantar al menos un árbol en sus veredas.

La normativa también refiere a la responsabilidad que deberán tener los vecinos sobre los ejemplares, además de instruirse a distintas áreas del Municipio para promover campañas de concientización.

Implica un paso adelante a partir de una situación que vemos deficitaria respecto del arbolado público en la ciudad, sostuvo el concejal Armando Chiappe, de Unión por Córdoba, uno de los que firmó el proyecto. Y agregó: “Queremos impulsar que el vecino se responsabilice de poner al menos un árbol al frente de su casa”.

Franco Altamirano, de Respeto, también destacó la importancia de la ordenanza que beneficiará a futuras generaciones. “Sumamos la responsabilidad del frentista, porque el Estado no puede hacerse cargo de todo siempre“, expresó, mientras otras voces indicarían lo contrario, ya que se trata de una tarea que le corresponde a la Municipalidad.