Por Matilde Moyano

Visitamos Sustainable Brands 2017, en donde no faltó el café de la mano de una marca que trabaja con conciencia ecológica desde la creación y diseño del café, ya que sus cultivos se encuentran en manos de cooperativas, y hasta el final del proceso, ya que se contempla el reciclaje de las cápsulas de aluminio.

“Cuando el usuario termina de hacer su café, desecha la cápsula en una bolsa especial de reciclaje que Nespresso brinda en cada boutique cuando va a hacer la compra de su café, que tienen cierre hermético”, nos contó Denise Bello, Coffee Specialist.

Estas bolsas tienen capacidad para 100 y 200 cápsulas. Cuando la bolsa está llena, el usuario puede llevarlo a cualquier punto de venta de la empresa, que cuenta con sus ‘Eco points’, o bien a sucursales de correo que también las reciben.

Denise nos contó que tienen un programa de reciclaje nacional:mediante un proceso de sarandeo. Separamos la cápsula, que está conformada 100% de alumino y café. El café se usa como material orgánico para compost, para huertas.”

Además, la marca trabaja con la Fundación Pecohue, que tiene sede en la Facultad de Agronomía, y trabaja con chicos que tienen problemas de reinserción sociolaboral. Ellos utilizan el café para el compost de sus huertas. Por su parte, la Municipalidad de San Isidro tiene un programa de huertas en el cual también usan el café.

Con respecto al aluminio, fabricamos objetos como por ejemplo el ‘recycling bin’, un depósito de cápsulas, y también estamos haciendo bandejas para servir el café. El aluminio también lo utilizamos en la industria de la perfilería, y los fondos son donados a la fundación, indicó la especialista.