En el informe “United in Science 2020”, la OMM presentó los datos y hallazgos científicos más recientes relacionados con la temática, donde se advirtió que “el cambio climático no se detuvo por el Covid-19” y que los últimos cinco años se produjeron las mayores temperaturas registradas.

Este informe es un catálogo de una crisis climática que se agrava a cada hora. Sí, las economías se desaceleraron debido al coronavirus, pero el calentamiento de nuestro planeta no cesó”, aseguró el secretario general de la ONU, António Guterres, y agregó que “como muestra el informe, las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron nuevos máximos históricos en 2020”.

El informe demuestra que las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se encuentran en niveles récord y continúan aumentando, mientras que las emisiones se dirigen hacia niveles prepandémicos luego de una disminución temporal causada por la cuarentena y la desaceleración económica.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero, que ya se encuentran en sus niveles más altos en 3 millones de años, han seguido aumentando. Mientras tanto, grandes extensiones de Siberia han experimentado una ola de calor prolongada y notable durante la primera mitad de 2020, lo que hubiera sido muy poco probable sin el cambio climático antropogénico“, explicó el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.

En la elaboración del informe también participaron Global Carbon Project, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Met Office del Reino Unido.

Los especialistas alertaron que los últimos cinco años fueron los más cálidos registrados, en una tendencia que probablemente continuará y que no está en camino de cumplir los objetivos acordados en el Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 1,5° C por encima de la era preindustrial.

“Ahora se prevé que 2016-2020 sea el período de cinco años más cálido registrado“, agregó Taalas.

El informe resalta “los impactos crecientes e irreversibles” del cambio climático, que afecta a los glaciares, los océanos, la naturaleza, las economías y las condiciones de vida humanas. También se indicó que la crisis del coronavirus impidió la capacidad para monitorear estos cambios a través del sistema de observación global.

Nunca antes había quedado tan claro que necesitamos transiciones limpias, inclusivas y a largo plazo para abordar la crisis climática y lograr el desarrollo sostenible. Debemos convertir la recuperación de la pandemia en una oportunidad real para construir un futuro mejor “, sostuvo Guterres, y remarcó que “necesitamos ciencia, solidaridad y soluciones“.