La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) secuestró 530 toneladas de cebolla, detectó 38 por ciento de trabajo no registrado y suspendió preventivamente 24 CUIT de supuestos exportadores, tras inspeccionar campos, galpones de empaque y camiones en el marco del operativo de control de la cadena de producción en el sur de la provincia de Buenos Aires y noreste de la de Río Negro.
“En 45 días, se relevaron a más de 500 trabajadores en campos de cultivo y galpones de empaque, con un porcentaje de irregularidad del 38 por ciento. Como consecuencia de las acciones llevadas a cabo ya se pudo constatar la registración voluntaria de más de 80 trabajadores”, informó hoy la AFIP en un comunicado. El operativo, centrado principalmente en el sur de la provincia de Buenos Aires y noreste de Río Negro, -donde se produce 50 por ciento de la cebolla destinada al mercado interno y 80 por ciento para exportación- alcanza a empleadores, productores, proveedores de servicios -empaque y transporte- y exportadores.
 
El operativo cebolla 2015, que comenzó en marzo y abarca a más de 1.000 contribuyentes, busca medir la capacidad operativa, el respaldo económico de los distintos actores, y verificar que sean consistentes con la producción, mano de obra empleada y comercialización que realizan. Concluida la campaña, se cuantificarán los empleados no declarados en campos y galpones, aplicándose de corresponder los Indicadores Mínimos de Trabajadores (IMT) de la actividad, y notificándose las deudas correspondientes y multas de hasta cuatro veces el monto de aportes y contribuciones omitidos.
La AFIP también controla permanentemente la etapa de comercialización en ruta, sobre camiones de carga, a los que se les verifica el respaldo documental de la mercadería en tránsito y el registro de los choferes. Los controles arrojaron “serias irregularidades formales en las facturas de compra, e inconsistencias en los datos sobre el origen de la cebolla, como ser la falta de la correspondiente inscripción en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA), que administra SENASA, y facturas no autorizadas, ni coincidentes con la información de las etiquetas de las bolsas y de las Guías Frutihortícolas”.
Se retuvieron 530 toneladas de cebolla en infracción, para su posterior decomiso y liquidación, como lo dispone la Ley de Procedimiento Tributario, y se detectó un 35 por ciento de conductores y auxiliares no registrados. La AFIP informó que 27 toneladas de la cebolla incautada se donaron a comedores comunitarios.