Hace casi un mes que el fuego arde sin control en Chubut. El calor, el viento y el poder calórico de las llamas hacen que el trabajo de los 150 brigadistas no alcance para controlar esa enorme masa flamígera

La situación empeoró el último jueves por la noche cuando se detectaron nuevos focos en lago Los Tres Niños, lago Vinter, laguna La Pava, lago 1 y lago 2. Ya son más de cinco mil las hectáreas que se vieron consumidas por el fuego en la zona de Río Pico, una localidad ubicada en el oeste provincial de Chubut, sobre el Departamento Tehuelches.

Actualmente, se cuentan al menos 12 focos igneos, mientras que las condiciones climáticas no acompañan y el panorama se agrava con el transcurrir de los días.  El Jefe comunal de la localidad de Río Pico, Marcos Machado, aseguró que “es una situación muy preocupante, con más de doce focos. Se extendió el fuego y la sequía, el viento, y el calor no ayuda para nada” y añadió que “son más de 12 focos y día a día se va propagando más debido a que es muy difícil llegar a algunos sectores con personal de brigada y bomberos”.

Este panorama grave sólo hace prever lo peor, el funcionario expresó que desde este momento hay que “rogarle a Dios que haga llover”, en tanto que nuevamente sostuvo que estos los focos fueron intencionales por lo que pide cooperación a la comunidad para dar con los autores.

En lo que respecta a los 12 focos de incendios, describió que los mismos se mantienen en el Lago Vinter, Lago Los Tres Niños y en la zona este y explicó que “avanzo cerca de un mallín (humedal), lo que es un riesgo por la imposibilidad de apagarlo”.

Otros de los focos se ubican en el Lago 1, Lago 2, Lago 3, Cerro Cono, en una zona de Cascadas. Un predio cercano al Cerro Cono también es de los más complicados para llegar con el personal. En tanto, en un campo que rodea el Lago de los Niños, hubo que ingresar máquinas topadoras para contener.

Finalmente, Machado se refirió a las necesidades del personal que combate el fuego. Son prioridad agua mineral y alimentos secos. Muchas veces la noticia es el fuego, pero pocas los brigadistas que dejan sus familias durante días para internarse hasta el corazón del incendio y entablar una lucha cuerpo a cuerpo con las llamas.