Teniendo en cuenta que culturalmente  los argentinos son grandes consumidores de pan, sin tener en cuenta que el mayor contenido de sal se encuentra en los productos panificados, en la actualidad los panaderos están utilizando un kilo de sal por bolsa de harina (50 kilos), el objetivo del programa es reducir la sal por lo menos al 20 %, lo cual está demostrado científicamente que no altera el gusto del producto, si se lo hace progresivamente.
 
“Nosotros estamos trabajando con este programa, siguiendo los lineamientos de la Nación. El objetivo es que en cuatro rubros de alimentos se use menos contenido de sodio, porque según la Organización Mundial de la Salud, estamos consumiendo el doble de sal,  y eso es un factor de riesgo importantísimo que puede traer consecuencias en la salud, como hipertensión arterial y desencadenar accidentes cardiovasculares, en accidentes de miocardios y problemas renales, entonces la cartera sanitaria ha hecho que este programa salga fuertemente a sensibilizar especialmente a los panaderos”, indico el licenciado Walter Bulacios, perteneciente al departamento de Atención Primaria del ministerio la Salud de la provincia.

El objetivo de este programa es adherir a la mayor cantidad de panaderías para brindarles capacitación, hacerles una entrega de certificados y un sticker de identificación de “panadería saludable”. De esta manera, el cliente tiene la  opción de elegir qué consumir.
 
“Estamos trabajando, además, en la elaboración de un manual, de una guía de aplicación de buenas prácticas de elaboración para las panaderías, esto es importante porque en el nivel país no hay algo que involucre a todos los panaderos”, comentó el licenciado.
 
En este primer encuentro, se informó los alcances del programa; en una segunda etapa,  las panaderías se pueden adherir o no (ya que es opcional), si lo hacen deberán llenar un formulario, el cual es enviado a Nación quienes avalan el pedido, se les entrega el vaso medidor y  los afiches de trabajo. Este programa acompaña la tendencia nacional de intentar consumir menos sal que se está llevando a cabo en varias provincias con distintas ideas y proyectos.