Barrick Gold tiene una estrategia común para tergiversar la verdad sobre lo que sucede en la mina Veladero, a primera hora de este jueves se supo que el 8 de Septiembre se había dañado una cañería provocando el escurrimiento de líquido cianurado, la propia empresa –ante la ola de rumores- debió reconocer el hecho emitiendo un comunicado. En las últimas horas emitió otro, fechado en Toronto donde asegura que sí hubo derrame pero no daño ambiental.

La empresa canadiense no deje entrar a nadie a la mina, por lo tanto lo que sucede en ese establecimiento sólo se puede saber desde una única fuente: Barrick Gold, también algunos ex empleados han hablado, pero en confusos episodios han sido amenazados. 

Según Barrick el nuevo derrame se produjo el 8 de septiembre y desde ese momento “se han intensificado todos los monitoreos medioambientales de agua superficial y subterránea y no se han detectado anomalías” Acerca del origen del derrame asegura que “una tubería por donde circula la solución del proceso en el área de las pilas de lixiviación resultó dañada por la caída de un gran bloque de hielo” y que “una limitada cantidad de la solución circulante salió del valle de lixiviación”, pero que “se mantuvo alejada de los canales de desvío y cursos de agua, al tiempo que el área afectada del valle ha sido reparada”.

Desde la Asamblea Jáchal No Se Toca denunciaron que la empresa intentó ocultar el hecho, cuestionan el por qué si el derrame se produjo el jueves 8 recién tomó estado público las últimas horas del miércoles 14, en este aspecto, la empresa deja entrever la poca importancia que le da a los accidentes medioambientales, ya que según el propio informe dice que el jueves 8 se origina el derrame y ese día llaman a la Policía Minera, pero el informe oficial del accidente se entregó recién el lunes 12. Dos días después, por la presión de los vecinos, Barrick Gold debió emitir un comunicado confirmando el derrame.

“El derrame ocurrió alrededor de las 2.30 del 8 de septiembre pasado, cuando dentro del valle de lixiviación se produjo el desacolpe de una cañería corrugada de diámetro 18 pulgadas del sistema de colección de solución por el impacto de un trozo de hielo que provocó que el líquido que contiene cianuro saliera fuera de la zona de contención, unos 20 metros. Afectando a una zona de unos 200 metros cuadrados, con un volúmen de mineral de 100 metros cúbicos. El flujo circulante por la cañería al momento del evento fue de 97 metros cúbicos por hora”.

Siguiendo el relato de la empresa, ésta asegura que recién a las 11.30 de ese mismo día dio aviso del accidente al secretario de Gestión Ambiental y Control Minero Marcelo Ghiglione. El funcionario habría recibido una llamada de parte del gerente Ambiental de la Veladero, Simon Catchole. A las 15 hs de aquel jueves 8 de septiembre, según Barrick, se habría reparado la cañería. Es decir que desde las 2.30 AM hasta las 15.30 PM esa cañería estuvo derramando agua cianurada.

Para Barrick Gold, todas estas horas en las que la cañería estuvo rota, no se produjo ningún daño ambiental. Mientras tanto el Gobernador Uñac informó que multará nuevamente a la empresa, aunque esto sea visto sólo como una jugada política porque la multa que se le aplicó con anterioridad es de 150 millones de pesos, pero sólo en lo que va de este año la empresa canadiense registra activos por 2.010 millones de dólares. La multa argentina, en pesos no representa nada. 

Sergió Bergman, cuestionado por la Asamblea Jáchal No Se Toca, junto con el Ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren -también seriamente discutido- ordenaron hacer en forma urgente un relevamiento dentro de la mina para conocer de cerca la realidad que impera allí adentro. Se tomaron medidas, se harán chequeos y toda clase de análisis para conocer cómo fue el derrame. La delegación que llevará adelante la tarea está encabezada por el subsecretario de Control y Monitoreo Ambiental, Juan Trebino, y por el subsecretario de Política Minera, Santiago Dondo.

Los asambleístas decidieron hacer un corte de ruta y exigir la remediación y el cierre definitivo de la mina. Hace un año los mismos que hoy intentarán analizar qué sucedió en Veladero la semana pasada, no hicieron más que hacer lo posible para que la mina continuara extrayendo oro y plata.