Además de exigir que se identifique a los responsables de las quemas y se apliquen acciones penales, también se pidió por una ley de humedales. Los representantes de las organizaciones ambientalistas leyeron una carta abierta que denuncia la situación provocada por los incendios ocasionados en las islas frente a la ciudad de Rosario, que se repite en todo el eje fluvial Paraná-Paraguay.

La carta, dirigida al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, expresa: “Desde hace más de diez años la ciudadanía viene padeciendo el humo de los incendios en los humedales del Delta del Paraná”, los cuales son el efecto directo de la quema de pastizales en terrenos mayormente fiscales, que la vecina provincia de Entre Ríos alquila a privados que los utilizan con fines agropecuarios, los cuales resultan no solo incompatibles con las particularidades de ese ecosistema, sino que producen año a año una destrucción sostenida del mismo”.

El escrito considera que “el Estado, a través de sus funcionarios, por acción u omisión, se vuelve partícipe en el ejercicio de una economía de muerte y ecocidio en sus relaciones gubernamentales”, y recuerda que “las islas frente a la ciudad de Rosario y su zona metropolitana constituyen un patrimonio natural único e irremplazable”.

Por su parte, el fiscal de Estado de Entre Ríos, Julio Rodríguez Signes, precisó hoy que la provincia inició cuatro clases de acciones judiciales en la Justicia Federal por los focos de incendios producidos en las zonas ribereñas de Rosario y Entre Ríos.

“La primera es penal por la violación del artículo 186 del Código Penal”, dijo el fiscal, que presentó la denuncia firmada por el gobernador entrerriano, Gustavo Bordet. Además, presentaron violaciones a la ley de Gestión del Fuego, algo “contravencional” y donde trabaja para la detección de las infracciones y sanciones; y violaciones a la ley general de Ambiente. También presentaron una denuncia por los lotes que posee la provincia, los que se “han querido usurpar” agregó Rodríguez Signes.

Las acciones penales de la provincia “se suman a las de prevención de la Policía de Entre Ríos, y las medidas administrativas y logísticas de la Secretaría de Ambiente y Defensa Civil a través del Plan Provincial de Manejo del Fuego”, remarcó el gobernador.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario entrerriano mencionó que habló con su par de Santa Fe, Omar Perotti, sobre “el grave daño a la salud y al ambiente de ambas provincias”, por lo que trabajarán “para detener esta práctica”.

 

El gobierno entrerriano informó que aportará a la justicia todos los puntos de fuego registrados durante los vuelos de patrullaje para determinar la propiedad de esas tierras y avanzar con la instancia penal.