Las semillas transgénicas, para las multinacionales que las fabrican, venían al mundo para acabar con el hombre global, sus condiciones genéticas antinaturales podían producir enormes rindes. Sin embargo, en el marco de la 35 Conferencia Regional de la FAO José Graziano da Silva, su director general, dijo que:  “Los transgénicos son obsoletos, cosa del pasado; las nuevas biotecnologías tienen ya otro enfoque con una preocupación ambiental. A los transgénicos no los necesitamos para erradicar el hambre”.

En el marco de la 35 Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, también expuso que en la región el principal desafío es la malnutrición, porque la obesidad se ha convertido en una verdadera epidemia. Destacó los avances en materia de alimentación y dijo ser optimista respecto a que esta zona del mundo logrará erradicar el hambre en el 2025.

En la misma conferencia aclaró que hay una nueva generación de biotecnología no transgénica mucho más eficaz, que será una alternativa para erradicar el hambre, junto con los avances que se pueden tener con la tecnología tradicional y con la agroecología y la agricultura familiar, tecnologías “verdes” amigables con la naturaleza. 

El funcionario de la FAO dijo que uno de los principales problemas de la humindad, es la malnutrición. “La obesidad se ha convertido en una pandemia mundial” Al abundar sobre el tema de la obesidad, insistió que este es el principal problema que tiene la región, por lo que se trabaja con los gobierno y ministerios de salud para hacer frente al problema fomentando, a través de políticas públicas, la alimentación sana, el consumo de verduras, legumbres y frutas.

“Las nuevas generaciones de biotecnología no son nada más blanco y negro, hay una zona gris tremenda y tenemos que mejorar nuestro conocimiento, actualizarnos un poco en esta discusión. Para luchar contra el hambre –puntualizó– también se están creando los frentes parlamentarios en las naciones, donde se intercambian experiencias en materia de legislaciones enfocadas a erradicar este problema y fomentar la buena nutrición

“El futuro –resaltó el director general de la FAO– ya llegó y estamos atrasados en cuanto al manejo del agua para enfrentar la sequía. Además, hay una mayor multiplicación de insectos que se acelera con el aumento de temperaturas, sobre todo en zonas tropicales; de ahí la espectacular diseminación de enfermedades.

El director de la FAO reconoció que faltan mecanismos de coordinación gubernamental, porque “el hambre no se acaba si no hay gobierno”. Considera que la preocupación mayor es la obesidad y la necesidad de terminar de consumir alimentos transgénicos y la urgencia en desarrollar políticias piblicas que alienten a las economías regionales, la agroecología y la agricultura familiar.