Más de 500 kilos de pollos enteros y desmenuzados, en mal estado y sin la documentación que acredite su procedencia, fueron decomisados ayer cuando efectivos de la Brigada de Abigeato interceptaron una camioneta en Paraná, Entre Ríos, según informó la policía provincial.
En un operativo realizado en calles División de los Andes y Crisólogo Larralde, de la capital de Entre Ríos, la policía decomisó unas 24 cajas que contenían pollos enteros y desmenuzados, y eran trasladados sin cadena de frío ni la documentación correspondiente. El conductor de la camioneta Citroen Berlingo, Gabriel Edgardo, señaló a la policía que era empleado “de Antonio, dueño de un comercio ubicado en Avenida de las Américas y Crisólogo Larralde”.
Según la declaración, el hombre “solamente trasladaba la mercadería hacia el negocio de su jefe” y no tenía conocimiento “de cuánto ni en que estado se encontraba el alimento”.
 
Al revisar el rodado encontraron unas 24 cajas de pollo entero de más de 20 kilos cada una; 30 de pata y muslo, 10 de pechuga y otros 10 kilos de milanesas de pollo preparadas, detallaron.
 
La policía precisó que incautaron en total de 530 kilos de carne aviar no apta para el consumo humano por su mal estado, que además “carecía por completo de controles sanitarios” y el vehículo que la trasladaba no llevaba “el controlador de la temperatura adecuada”.
Por ese motivo la Brigada de Abigeato de la policía de Paraná labró un acta de infracción de la Ley Provincial de Carne (7.292).