Un proyecto en París se propuso el objetivo de reconvertir la mala costumbre de orinar en la calle: el ‘Uritrottoir‘, un urinario ecológico, un macetero con plantas y flores que lleva en su interior paja, aserrín o virutas de madera que al recibir la orina generan compost.

Un sistema remoto avisa cuando el depósito está completo de tierra fértil lista para ser usada. Existen tres modelos: uno con capacidad para 600 usos, otro para 300 usos, y otro para 275.

Actualmente el costo de este urinario es de aproximadamente 500 euros. La limitación que tiene este invento es que por el momento solo pueden ser utilizado por hombres.

Uno de los lugares donde se encuentra disponible este desarrollo es en las afueras de la estación París-Lyon, donde la compañía de trenes SNCF instaló dos en uno de los lugares que más afectados por la costumbre de orinar en la calle.