El alma fierrera de los argentinos selló el destino del rally más famoso del mundo, por cuanto el Dakar 2012 largará de nuevo desde nuestros país y atravesará con el nuestro tres naciones, junto con Chile para culminar en Perú. Los números vertidos la semana pasada en París durante el lanzamiento, en el que también participó la presidenta de los argentinos, Cristina Fernández de Kirchner, y el ministro de Turismo, Carlos Enrique Meyer, cuando inauguraron la muestra fotográfica en la capital francesa, que relata las tres ediciones pasadas. Pero los números cantan y el año pasado fueron cinco millones de espectadores los que asistieron a la competencia que registró un impacto mediático en términos económicos de 312 millones de euros. A esta cifra se llega luego de medir las 1.200 horas de televisión;
las 70 emisora en 190 países que cubrieron los 2.300 periodistas acreditados de los cinco continentes y un cálculo de un billón de espectadores. Los hoteleros de para bienes con una taza de ocupación del 81 por ciento en cada lugar por donde pasó el Dakar y donde se alojaron los espectadores. Jujuy, La Rioja y San Juan fueron wwwigos de esta movida con un 100 por ciento de ocupación. Tan sólo en el inicio de la competencia, considerada la más dura del mundo, hubo 3,4 millones de personas pendientes y unas 2.500 prendidas de la caravana del Dakar, como si fuera una ciudad móvil. Los números son apabullantes pero también son la razón de que permanezca esta competencia en la que los países anfitriones estuvieron a la altura de las circunstancias. El nuevo año comenzará con un Dakar en Mar del Plata, que llegará hasta Lima, en Perú, atravesando 9.700 kilómetros de recorrido, 4.700 kilómetros en velocidad (Especial) y 5.000 kilómetros de enlaces.
La Feliz, Buenos Aires, Santa Rosa (La Pampa), San Rafael (Mendoza); San Juan; Fiambalá (Catamarca) hasta llegar a Chile, Copiapó, Iquique, Arica y Antofagasta hasta Arequipa Nazca, Pisco y Lima.

Entre caldenes. Lo cierto es que el calendario de competencias sobre ruedas alcanza a todas las provincias  y modalidades en la Argenitna. Y tan sólo una semana atrás, fue la tierra de los caldenes la wwwigo de una movida entre los autos clásicos, antiguos, y especiales en La Pampa. Fue el fin de semana largo de agosto, cuando unos 80 competidores se alistaron en Santa Rosa convocados por el Club de Autos Clásicos de La Pampa para correr el XI Rally Pampeano de Regularidad y 4ta. Fecha del Interpatagónico.
La hoja de ruta de 240 kilómetros unieron Santa Rosa con General Pico y corrieron binomios de Chubut, Neuquén, Río Negro; Buenos Aires; Córdoba; San Juan; San Luis y los pampeanos anfitriones. Las categorías fueron para todos: Vintage a 52 km/h; velocidad Baja, a 65 Km/ h y Velocidad Alta, a 80 km/h con el sistema de velocidad controlada para vehículos con más de 27 años de antigüedad.
Las etapas se cumplieron en ruta y unieron santa Rosa con Winifreda, Mauricio Mayer; Metileo; General Pico y en la segunda etapa, General Pico con Metileo hasta el fin en el cruce de la RP 5 con RP 7.
Los ganadores por categoría reunió en la cena de gala al piloto y navegante del Ford A en la categoría Vintage, al matrimonio Vacca – Cudugnello; en la categoría Baja Velocidad, al binomio Gamba – Gamba con el Fiat 1500 y en Velocidad Alta al matrimonio Villegas Doria con un Peugeot 404, todos de la capital pampeana.
Mientras que el campeonato patagónico tuvo sus ganadores en los binomios, Vacca – Cudugnello de Santa Rosa; Carletti – Díaz con el Fiat 125 con el que también corrieron en abril último el 1er. Rally de la Ruta Azul y en tercer lugar, Flores Giménez – Scialaba con Suzuki 1000, de Neuquén.
Para los corredores, en parte muchos de los cuales se trasladaron desde sus ciudades de orígenes a bordo del mismo vehículo con el que concurrieron, como el caso de Gastón Carletti, presidente del Club de Autos Clásicos de Patagonia, esta es apenas una de las carreras del calendario que llevan durante el año. La próxima carrera es junto con su navegante, Marcelo Díaz, en el Gran Premio Histórico que se corre del 13 de octubre hasta el viernes 21, en el que se homenajea a los grandes premios de los años sesenta y que unirá unos 3.700 kilómetros. Para esta edición, una de las carreras más atrayentes para los corredores, se calcula la participación de 260 automóviles. El ruido de los motores ya se siente. Partirán desde la sede porteña del Automóvil Club Argentino (ACA), pasarán por Mar del Plata, llegarán hasta Santa Rosa (La Pampa); Neuquén, San Martín de los Andes, para regresar por la capital neuquina y culminar en tierra puntana, en San Luis. Es una de las carreras más esperadas para los amantes de los fierros y de estas esculturas sobre ruedas. Carletti y Díaz, cambiarán de vehículo y surcarán las provincias en un Renault Dauphine 1962. Una joya, nunca taxi.